Mientras que en Estados Unidos prevalece un ambiente de cautela por el desempeño del sector en 2016, y en Brasil la inestabilidad desalienta las inversiones, en México persiste un ambiente más optimista, aun y cuando no escapa de los embates económicos globales.

Por: Jorge Caballero,

Socio Líder del Sector Inmobiliario de KPMG en México

Esta expectativa surge de algunos indicadores macroeconómicos que apuntan hacia una mejora de los ingresos de la población, entre ellos podemos mencionar:

  • Un positivo desempeño de la economía mexicana, aun y cuando las proyecciones de crecimiento por parte de organismos multinacionales y locales han sido recortadas
  • Una inflación relativamente baja, marcada por bajos precios de la energía y servicios telefónicos, siguiendo la misma línea que la tendencia de los últimos dos años
  • Inversión extranjera directa (IED), impulsada por el empuje en sectores estratégicos, como el energético y de telecomunicaciones
  • Fortalecimiento del poder adquisitivo de la clase media, sector que apunta a un empuje de la demanda inmobiliaria.

Todos estos factores influyen considerablemente en el sector inmobiliario, que en el último año ha tenido un comportamiento favorable, pese a las complicaciones locales y globales, de acuerdo con Americas Real Snap Shot, un estudio realizado por KPMG para analizar las perspectivas del mercado de bienes raíces en México, Brasil, Canadá y Estados Unidos, así como los diversos factores que están forjando una cultura de inversión en este tema en la actualidad. Una mirada a los mercados inmobiliarios residencial, industrial, de oficina y comercial es útil para conocer sobre las oportunidades que este sector puede ofrecer a aquellos líderes de negocios que sepan aprovecharlas.

Mercado Residencial

México ha experimentado un incremento significativo, en los últimos 15 años, en la oferta de vivienda, como resultado de las bajas tasas de interés en las hipotecas otorgadas por el gobierno y bancos comerciales. Los diversos cambios gubernamentales en la política de vivienda en los últimos tres años y las reestructuraciones de las grandes desarrolladoras de proyectos, han abierto nuevas oportunidades de crecimiento para desarrolladoras pequeñas y medianas, que están diversificando el mercado.

Industrial

Si bien la actividad del sector industrial en México se ha restringido,principalmente debido a una producción más débil en ciertos sectores y a los precios globales del petróleo, esto se ha contrarrestado con los incrementos en otras actividadesindustriales como el sector manufacturero impulsado por exportaciones principalmente en el sector automotriz y electrónico. Adicionalmente, aunque es posible una desaceleración industrial en medio de recortes del gasto público, los eventuales efectos de las Reformas Estructurales de México podrían incrementar la productividad, sobre todo en los sectores energéticos y  de telecomunicaciones, así como un incremento constante en la industria de la región Bajío.

Mercado comercial

Un estudio reciente del Consejo Internacional de Centros Comerciales (ICSC) ofrece un escenario optimista para México a largo plazo, estimando que para 2025 el área disponible para arrendamiento incremente a 23 millones, de 17 millones en la actualidad. Esto representa 22 metros cuadrados por cada 100 habitantes, con respecto a un estimado de 14.1 al cierre de 2014. En América Latina, Chile tiene la proporción más alta con 19.7 al cierre de 2014.

Mercado de oficinas

El mercado de inmuebles para oficinas ha mostrado cierta estabilidad en los precios, que han subido 10% en los últimos tres años, mientras que la inflación ha sido de 11.5% en el mismo periodo, de acuerdo con Americas Real Snap Shot, un estudio realizado por KPMG para analizar las perspectivas del mercado de bienes raíces en México, Brasil, Canadá y Estados Unidos, así como los diversos factores que están forjando una cultura de inversión en este tema en la actualidad.

Finalmente, se puede observar que por la rapidez con la que se mueve el mercado inmobiliario en México, los inversionistas del sector deberán estar muy atentos a los límites de expansión y las tendencias del mercado con objetivo de sortear las dificultades de manera anticipada. En este sentido, el sector inmobiliario está atento a los posibles efectos que las recientes elecciones en Estados Unidos puedan traer, por lo que si bien existen riesgos, también se vislumbran oportunidades sobre todo de refugio de capitales en sectores dolarizados como el sector industrial, cuyas rentas normalmente son en dicha moneda  La ayuda de consultores con profundo conocimiento de mercados tan cambiantes, como el inmobiliario, puede ayudar a los tomadores de decisión a identificar las perspectivas de posibles nuevos negocios, así como gestionar los riesgos de forma eficiente.