Ley de Vivienda CDMX, una realidad

240

Por Dunia Ludlow Deloya, 

Presidenta de la Comisión de Vivienda de la ALDF

La promulgación de la Ley de Vivienda, el pasado 23 de marzo,  es un triunfo de la unión de voces y de la colaboración de las diferentes fuerzas políticas. Es una muestra de cómo cuando se escuchan las demandas de la ciudadanía podemos crear leyes de avanzada que sirvan para enfrentar directamente los problemas que padece el sector inmobiliario en la Ciudad de México.

Es una realidad, que en materia de vivienda y planeación urbana, nuestra capital necesitaba un cambio de rumbo y la nueva Ley de Vivienda tomó eso en cuenta y provee de soluciones para que todos los habitantes de la Ciudad podamos acceder a vivienda digna y adecuada.

Gracias a la Ley ya no habrá expulsión de habitantes. Reconocimos que los principales problemas de la ciudad derivan del modelo de crecimiento adoptado, el cual se aprovechó, durante décadas, del suelo barato de la periferia para seguir expulsando a los habitantes de nuestra ciudad. Este crecimiento disperso y horizontal ha incrementado  el costo de vida de las y los habitantes que siguen trabajando en la ciudad.

Así, la nueva ley de vivienda promueve la inclusión y evita la segregación social al reconocer y fomentar la producción social de vivienda, se fortalecen los estímulos y financiamientos para la vivienda de interés social y reconoce por primera vez en el texto legislativo a las organizaciones de vivienda y su importancia en el ámbito inmobiliario y social.

Con la ley establecemos el Consejo de Vivienda que crea los instrumentos fiscales y financieros que estimulan la producción de vivienda para quienes más lo necesitan. Ponemos también  en marcha el Sistema de Información que combatirá las malas prácticas de los desarrolladores.

En este contexto la nueva ley ordena a la política de vivienda, pero por si sola no estimula la oferta de vivienda. Para ello la ley creó una bolsa de suelo, que hará frente a la especulación inmobiliaria que ha hecho que los terrenos de la ciudad aumenten de precio de manera desmedida. Con la bolsa de suelo el Instituto de Vivienda contará con terrenos especiales dedicados a la construcción de viviendas.

Ahora que la ley ha sido promulgada, queda en manos del Ejecutivo de la ciudad el velar por su cumplimiento.

Hemos dado un gran paso para asegurarnos que el derecho humano básico, que está contemplado en la Nueva Constitución, a la vivienda sea una realidad para todos los capitalinos. Con esta legislación es que podremos hacer que los ciudadanos disfruten su Ciudad. Seguiremos, desde la Comisión de Vivienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, pugnando por mejorar las condiciones de la ciudadanía.