El cómputo en la nube permite a cualquier empresa tener acceso a la tecnología de una manera económica sin tener que invertir en infraestructura y personal especial dedicado a la protección de los datos, afirmó Kiyoshi Tsuru, director general de la Business Software Alliance (BSA) México.

Por ALEXA CONTRERAS

Durante la presentación del estudio “2016 BSA Global Cloud Computing Scorecard”, el directivo señaló que el cómputo en la nube es una herramienta indispensable para las empresas en la era de las TICs.

“Nuestra vida, nuestra cotidianidad está inmersa en el mundo digital, no hay forma de separarnos. Veamos a la nube como una cooperativa donde se dividen los costos entre todos los usuarios por lo que estos resultan mucho más baratos”.

Destacó que el costo de tener información resguardada dentro de la nube es tan sólo una fracción de lo que costaría crear ese servidor. Por lo que las empresas deben buscar la infraestructura más sólida y segura, con la gente más calificada y actualizada que les ofrezcan este servicio.

Kiyishi Tsuru enfatizó en que utilizar la nube le brinda a las empresas mayor eficacia y velocidad para realizar actividades, lo que incrementa su valor comercial; además de la disminuir sus costos.

“Una ventaja muy importante es la escalabilidad, con el cómputo en la nube puedo tener siempre la última tecnología porque entre todos los usuarios la estamos pagando. Así como entrar desde cualquier lugar donde me encuentre y a cualquier hora, y sin duda esto se puede traducir en el aumento de la productividad laboral”.

De igual forma, mencionó los riesgos a los que podrían enfrentarse las empresas al tener toda la información centralizada en un solo lugar que si bien, es más complicado de presentarse, no está exento de ser objeto de un ataque.

“Hay que asegurarse que esté uno en la nube más segura y la que tenga mayor cuidado con la privacidad de los datos. Hay un riesgo de robo de datos, pero la seguridad de un servidor de este tipo siempre va a ser mayor que la de alguna empresa”.

Respecto a lo anterior, recomendó diversificar la información, evaluar la que resulta más sensible o riesgosa y utilizar diferentes plataformas para resguardarla, así como usar la encriptación de datos.

CIBERSEGURIDAD

La cuestión de la ciberseguridad es realmente importante ante las amenazas de hacks que han incrementado en los últimos tres años las cuales vulneran la información de bases de datos, mencionó Kiyoshi Tsuru.

El directivo puntualizó en la atención que deben poner las empresas para estar preparadas contra los ataques más sofisticados del mundo. Por eso una de las alternativas es tener los servidores muy controlados, en especial las instituciones financieras.

“En este juego de la ciberseguridad tienes que asegurarte que no haya puertas traseras o puntos vulnerables, que cuando se presente un ataque se pueda esté prevenido o se tenga toda una serie de mecanismos para hacerle frente”.

MÉXICO EN LA NUBE 

El país se encuentra en el 15° lugar de las 24 economías líderes en tecnología de la información. Según datos de la encuesta realizada por la asociación ISACA, sólo el 26% de las empresas en México utilizan el “cómputo en la nube”, siendo el almacenamiento de datos, con el 82.4%, el de mayor uso.

Por otra parte, el 38% de las empresas mexicanas no utilizan ningún servicio en la nube y el 18% no lo tiene contemplado en sus planes a futuro.

Kiyoshi Tsuru señaló la desconfianza como uno de los principales problemas a los que se enfrenta el país en materia de cómputo en la nube, debido a que las personas no sienten una seguridad por parte de las autoridades en contra de los delitos cibernéticos.

“En cuestión de cómputo en la nube estamos muy bien, el problema que tenemos es la desconfianza, por ello el gran reto que tienen hoy las autoridades es asegurarse de que los crímenes cibernéticos sean procesados y perseguidos de una forma más rápida y eficiente que le dé a los usuarios una percepción y una realidad de mayor seguridad”.