La empresa brasileña Odebrecht y sus filiales fueron dados de baja en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) por los actos de corrupción de la firma en Latinoamérica.

Gustavo Arballo Luján, presidente nacional de la CMIC, explicó que la decisión se tomó con base a su normatividad, la cual pretende consolidar una industria de la construcción ética, transparente y formal que cumpla con las leyes.

En comunicado, la CMIC indicó que su Comisión de Honor y Justicia encontró en el expediente de culpabilidad conductas antiéticas en diversos países de Latinoamérica, las cuales van en contra de las conductas y obligaciones de sus afiliados, mismas que se encuentran contempladas tanto en sus Estatutos rectores como en su Código de Ética.

Detalló que los estatutos de la CMIC  reprueban la conductas deshonestas que puedan desprestigian al gremio. “No permitiremos que formen parte de nuestra Cámara, empresas que no cumplan con nuestros principios básicos. De ahí que nuestra Comisión de Honor y Justicia aplicó la normatividad interna de nuestra institución”.

La contestación a la resolución de ODEBRECHT menciona que “… toda vez que Odebrecht ha reconocido sus errores y ha adoptado las medidas necesarias para reparar los eventuales daños que ha causado en los países relacionados con el acuerdo DoJ, tenemos la certeza de que por medio nuestras acciones y continua dedicación al desarrollo de nuestras actividades, podremos recuperar gradualmente la confianza de esta H. Comisión.”