BBVA Bancomer elevó de 1 a 1.6% su expectativa de crecimiento para la economía del país, luego que observa un buen comportamiento de la exportaciones mexicanas y una mayor probabilidad de renegociación en buenos términos del TLCAN.

Por DAVID ROMERO

Durante la presentación del estudio Situación México, Carlos Serrano, economista jefe de BBVA Bancomer, informó que un factor que hizo modificar sus expectativas es el mayor dinamismo observado en el sector manufacturero de Estados Unidos, así como la presencia de un tipo de cambio más positivo y una inflación a la baja.

En este sentido, explicó que si bien la incertidumbre que ocasionó la elección del Donald Trump como presidente de Estados Unidos no fue la esperada, si se observó un impacto, sobre todo en la caída de inversiones en el primer trimestre del año, lo cual mejorará a la par que se tenga clara la postura del gobierno estadounidense sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Detalló que a pesar del desempeño desfavorable de las inversiones –con una contracción en el primer bimestre del 1.8%– y la desaceleración en el consumo privado, debido a la caída del salario real que ocasionó la inflación, el país posee condiciones favorables para los próximos años.

Por otro lado, indicó que el tipo de cambio se ubicará en 18.5 pesos, pues todo depende de la renegociación del TLCAN con Estados Unidos, pues en el peor de los casos la paridad pesos dólar quedaría en 20.50 pesos.

Respecto al pronóstico para el próximo año,  el analista indicó que se observa un mejor escenario para la economía nacional, pues recuperará su ritmo de crecimiento el consumo privado y mejorará el valor del salario real con la caída de la inflación. Situación que los hace estimar un crecimiento del 2 por ciento.

INFLACIÓN EN ASCENSO

Sobre el comportamiento que tendrá la inflación en lo que resta del año, Carlos Serrano indicó que continuará el ascenso de este indicador y alcanzará su pico máximo en julio con niveles cercanos al 6.1 por ciento. No obstante, aclaró que el efecto será transitorio.

“En septiembre comenzará su descenso, pero la caída se reflejará de mejor manera en enero del próximo año, con un descenso del orden de 2.2%, logrando así iniciar el año con niveles del 4.6  4.4 por ciento”.