Nuestra Sangre, Nuestro Color en Templo Mayor

102

De mayo a agosto de 2017, se presentará en el Museo de Templo Mayor la exposición “Nuestra Sangre, Nuestro Color; la escultura policroma de Tenochtitlan”, en la cual se muestra la belleza colorida, de parte de los hallazgos realizados recientemente en esa importante zona arqueológica, localizada en el centro de la Ciudad de México.

“Los monumentos de la antigua Tenochtitlan que emergen a la superficie tras largos siglos de enterramiento suelen mostrarnos rostros avejentados, llenos de grietas y deslavados. Nada más lejano a la realidad: tanto las esculturas exentas como los bajorrelieves de gran o pequeño formato, estaban totalmente cubiertas por pigmentos brillantes y bien saturados. El rojo, el ocre, el azul, el blanco y el negro, formaban en tiempos mexicas una paleta tan limitada como significativa”, señala Diego Prieto Hernández, Director General del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el documento de presentación de la exposición.

El Arqueólogo Leonardo López Lujan es el coordinador de la exposición, abierta de martes a domingo de 9 a 17 horas, la cual presenta los resultados del trabajo interdisciplinario realizado en el proyecto Templo Mayor, que ha consistido en excavaciones minuciosas, estudios microscópicos, lectura de fuentes históricas, análisis químicos, además de actividades de restauración, realizados por un grupo especializado de profesionistas, a su cargo, que conjuga juventud y experiencia.

“In eztli, in tlapalli, es un bello difrasismo en lengua náhuatl que significa hijo o descendencia. En el caso de “la sangre, el color”, el mexica se refería a esa parte esencial de una persona que puede reconocer en sus hijos  y descendientes, su herencia. De esta forma, mientras las esculturas parecen susurrarnos In eztli, in tlapalli, nosotros, en nuestra condición de humanidad  universal, podemos asentir y abrazar este legado, ya que somos, sin lugar a dudas, resultado de esa sangre, ese color ancestral”, señala Patricia Ledesma Bouchan, Directora del Museo del Templo Mayor, en el documento de presentación de la exposición.

Por Víctor M Ortíz Niño