La Cruz Roja Mexicana, Reacciona por la Vida, Transita Seguro, El Poder del Consumidor, México Previene, Chema Link y el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi México) se reunieron en la intersección de la lateral de Reforma y la calle de Lejia para recordar a las víctimas de percances viales y concientizar a la población sobre la importancia de priorizar la vida de los usuarios de la calle frente a cualquier cosa y reducir la velocidad.

Daniela Zepeda, secretaria técnica de Reacciona por la Vida, explicó que con ese fin, diversas organizaciones de la sociedad civil se sumaron a la campaña #LaVelocidadMata que se lleva a cabo en el marco de la iniciativa “Salvemos vidas: #ReduzcaLaVelocidad” de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En el reporte publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el marco de la Cuarta Semana Mundial de las Naciones Unidas sobre la Seguridad Vial, Managing Speed, se explica que la velocidad está en el centro de la problemática de seguridad vial. Particularmente, velocidades excesivas o inapropiadas son un factor de riesgo clave en los percances viales, muertes y lesiones de tránsito. La velocidad excesiva es un problema común a todos los países.

Un estudio realizado entre los países de la OCDE muestra que generalmente entre 40 y 50%, y hasta 80%, de conductores manejan por encima de los límites de velocidad establecidos. En los países de ingresos medios se ha encontrado que una proporción similar de vehículos conducen a velocidad excesiva. Esto es muy grave porque las estadísticas muestran que el exceso de velocidad está relacionado con el aumento de los daños y el sufrimiento humano.

En la Ciudad de México, a pesar de que en diciembre de 2015 entró en vigor el Reglamento de Tránsito impulsado por organizaciones de la sociedad civil y expertos en movilidad y seguridad vial, en el cual se establecieron los límites de velocidad recomendados por organismos internacionales como la OMS y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es urgente que las autoridades sigan las recomendaciones internacionales de movilidad segura y fortalezcan el cumplimiento de las normas de vanguardia. También es indispensable generar empatía y solidaridad en la sociedad y los medios de comunicación para lograr cambios de comportamiento esenciales para salvar vidas, como la reducción de la velocidad en las vías urbanas.

Víctor Alvarado, coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor hizo énfasis en que “Necesitamos crear voluntad política para que refuercen el cumplimiento de los límites de velocidad con la implementación de foto multas y radares, que son una de las prácticas internacionales exitosas que logran disminuir este peligroso factor de riesgo. Agregó que es esencial impulsar la movilidad sustentable: crear calles, carreteras, autos y transporte público más seguros que nos permitirán garantizar un mejor entorno para todos los que transitamos en las calles”.

Haciendo referencia al lugar de la reunión, que desde el sábado 31 de marzo de 2017 es un sitio simbólico para rendir homenaje a las víctimas de percances viales, Miguel Guzmán Negrete, Director de Seguridad Vial de Cesvi México explicó que en el choque del BMW en la lateral de Reforma y Lieja incidieron distintos factores: humanos, del vehículo y del entorno vial: “el BMW circulaba a 180 km/h y chocó a 176 km/h contra un poste, generándose altas desaceleraciones en el vehículo y en el cuerpo de los tripulantes de la unidad”. Añadió que “chocar a 176 km/h contra un objeto rígido es igual que haber caído desde la parte más alta del WTC de la CDMX e hizo énfasis en que no se requieren altas velocidades para lesionarse gravemente: hemos investigado casos en los que a 20 km/h se mueve energía suficiente para lesionar de manera grave a una persona”. Terminó su participación subrayando que es fundamental respetar los límites de velocidad y adaptar la velocidad según las condiciones del camino y el entorno.

Fernanda Rivero, directora de México Previene señaló que “el exceso de velocidad causa 1 de cada 3 muertes de percances viales en el mundo. Por otro lado, señaló la importancia de revisar  la forma en la que se transmiten los mensajes por parte de los medios de comunicación con el fin de evitar victimización, que afecta directamente e indirectamente a las familias de las víctimas, además de que insensibiliza a la sociedad y la vuelve ajena a la terrible problemática de seguridad vial que vivimos”.

En el mismo tenor, Transita Seguro enfatizó que ” la seguridad vial debe ser considerado un tema prioritario en la agenda pública del país, no solo de la Ciudad de México, debido a que las estadísticas nos hablan de que es un problema de salud pública: es la segunda causa de muerte de los 0 a los 34 años y la primera de personas con discapacidad. La Semana Mundial de la Seguridad Vial nos invita a reflexionar acerca de la importancia de generar un cambio en favor de la seguridad vial”.

Para finalizar el evento, Pitichi López, Coordinadora Nacional de Prevención de Accidentes de la Cruz Roja Mexicana hizo hincapié en la importancia de prevenir el sufrimiento humano, primero creando consciencia de que la velocidad mata y fortaleciendo la prevención; y, después, si lamentablemente sucede un percance vial, logrando que la sociedad respete a las víctimas y sus familiares y evitar la doble victimización al grabar o difundir imágenes que solo aumentan el sufrimiento de las familias. Destacó la experiencia de la Cruz Roja Mexicana en la atención pre-hospitalaria priorizando en todo momento salvar vidas y respetar los derechos humanos.