Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil propone un proyecto especial con la finalidad de aminorar los riesgos a los que está expuesto México debido a fenómenos naturales que constantemente se suscitan en el país.

Por Verónica Cervantes

“Lo importante del legado que queremos dejar en este país es que la gestión integral del riesgo, llámese la resiliencia, integre todas las condicionantes del desarrollo del país: infraestructura, vivienda, movilidad, etc., y sistemas de monitoreo de alta capacidad, que ya los estamos teniendo para detectar huracanes en el sureste mexicano y no depender solamente de los Estados Unidos sino que la propia Comisión Nacional del Agua tenga mayor capacidad de información, que nos permita prevenir a tiempo. Es todo un modelo que queremos dejar como legado al país y que estamos trabajando en ello”, señaló en entrevista.

Afirmó que en el tema de resiliencia de infraestructura han pugnado para que la construcción en el México moderno tenga resiliencia, es decir, que soporte los fenómenos naturales a los que estamos expuestos, dado que se presentan por ejemplo, fenómenos hidrometeorológicos frecuentemente porque el país se ubica entre los océanos Pacífico y Atlántico.

Por otra parte, en el aspecto de movimientos telúricos, dijo que estamos en una zona sísmica que va en el Pacífico desde Canadá hasta Chile, pero el litoral de la República Mexicana tiene una sismicidad permanente. “En este país tiembla absolutamente diario y tenemos que entender que las construcciones tienen que tener eficiencia ante estos fenómenos naturales, y tenemos también volcanes como el volcán de Colima, de Chiapas…”, afirmó Luis Felipe Puente.

Manifestó que México es un país vulnerable y tenemos que trabajar para que sea más seguro, lo cual es una propuesta que han venido haciendo desde el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), mencionó que por ejemplo, uno de los puntos a destacar es la firma de convenio que hicieron con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el cual se hizo para analizar conjuntamente el Atlas Nacional de Riesgos, y que haya un compromiso del sector privado que permita construir de una manera más segura en el futuro.

En su participación en el Foro Infraestructura 2030, el coordinador nacional de Protección Civil mencionó que se construye a veces en lugares que no son idóneos para vivienda, lo cual se da, entre otros aspectos, por cambios de uso de suelo que se generan en diferentes gobiernos municipales, ya que mencionó que desafortunadamente cada tres años se cambian los esquemas a nivel municipal y no se tiene un plan a largo plazo.

“Entonces, o nos dedicamos conjuntamente a construir un proyecto a futuro que permita no ser de una administración sino que tenga un ‘a largo plazo’ y que no se pierda por el cambio de una autoridad municipal o delegacional, sino que construyamos y utilicemos a las Cámaras y al Senado, donde están las comisiones, donde tengo una magnífica relación de protección civil, para que también lo aterricemos en el tema de ley y que la norma nos obligue y que seamos responsables”, señaló Luis Felipe Puente.

Agregó que en Baja California Sur, luego del huracán que impactó la zona, 400 o 500 casas se vieron afectadas, sin embargo, al intentar proveer nuevamente de vivienda, se encontraron con la situación que no hay terreno para construir inmuebles habitacionales porque ya se vendieron los espacios, de modo que existe infraestructura hotelera pero no hay vivienda ni infraestructura urbana porque no se hizo una planeación adecuada.

Por otra parte, hay lugares en Veracruz y Puebla donde la gente construyó casas en una zona que no debía, junto al cauce del río, y ahora tienen que trasladar a esas personas a albergues.

 

Estadísticas de daños provocados por los temblores

En cuanto a las estadísticas de los inmuebles dañados a causa de los sismos del 7 y 9 de septiembre pasado, Luis Felipe Puente informó: “Cada uno de los estados está haciendo su propio censo, lo mismo fue en Chiapas y Oaxaca, ya lo terminaron, pero ahora estamos con Morelos, Estado de México, Puebla, Tlaxcala y Ciudad de México, que están haciendo su propio censo. Yo creo que más o menos terminando la fecha 18 de octubre -que es la fecha de vencimiento- tendremos ya los números.”

Aunque indicó que las primeras cifras serán de Chiapas y Oaxaca, en tanto que de las demás entidades, podrían darse hasta el 31 de octubre.

Comentó que a causa de ambos siniestros, 369 personas fallecieron y en cuanto a inmuebles derrumbados, tan sólo en Juchitán prácticamente el 80% del pueblo ya no existe.