El Indicador Adelantado de la Industria de la Construcción (INAC) registra una tendencia aún baja en este sector, al ubicarse en 99.7 unidades en la evaluación de noviembre del presente año. Destaca que este índice, por 18 meses consecutivos ha sido menor a los 100 puntos que marcan una expectativa positiva.

El INAC es un indicador cíclico, presentado por la consultora Forecastim, en el que se anticipa la tendencia de la industria de la construcción. Este índice sirve como herramienta alternativa de análisis de coyuntura, mide las desviaciones respecto de la media de cada uno de los subíndices que lo componen, mismos que muestran un comportamiento anticipado de la trayectoria de la industria.

Aunque la cifra del INAC es aún menor a los 100 puntos, representa la calificación más alta desde agosto de 2016, que ha ido creciendo desde el segundo trimestre de este año. Esta recuperación se debe a una mejoría en las expectativas económicas, así como a un entorno de estabilidad bursátil en empresas del sector.

De los cuatro subíndices que conforman el INAC, el componente que mide el ciclo del Índice Construye de la Bolsa Mexicana de Valores reportó una calificación de 101 unidades, el mayor nivel desde diciembre de 2014; acumulando 14 meses en la parte positiva del cuadrante.

La desviación positiva respecto de la media en la variable bursátil indica que los precios del mercado de capitales están incorporando información que anticipa un desempeño favorable para empresas que fabrican materiales de construcción.

De igual forma, la variable que mide la confianza sobre el entorno de negocios oportuno para la inversión se encuentra en la sección positiva de su respectivo ciclo, con un puntaje de 100.5 unidades, y creciendo marginalmente desde junio del año en curso.

En sentido opuesto, el módulo que evalúa el comportamiento cíclico de la contratación de mano de obra en la construcción, representado por la variable asegurados trabajadores que reporta el IMSS, alcanzó una calificación de 99.9 unidades en el mes de referencia. Creciendo por debajo de la tendencia de largo plazo, aunque a menor ritmo en los últimos tres meses.

Por otra parte, el componente tasa de interés a 28 días se ubicó en los 97.8 puntos. Si bien desde marzo se observan niveles inferiores a las 98 unidades, la tendencia dejó de caer a partir del resultado de agosto pasado; fenómeno que puede ser señal de que el mercado ha descontado ya el incremento en las tasas.

En un comunicado de prensa, Forecastim expuso que el INAC muestra una trayectoria positiva por debajo de la tendencia de largo plazo, es decir los 100 puntos. De este resultado se derivan dos observaciones; por una parte el crecimiento de la industria continuará frágil en el corto plazo, esto como secuela del debilitamiento en la generación de obra y de condiciones financieras no propicias para la inversión. Aunque en esta última variable, hay señales de que el mercado ya descontó el incremento en las tasa de interés lo cual despresuriza las condiciones de contratación de créditos.

En la segunda reflexión, justamente gracias a la evolución ascendente del INAC, hay señales de recuperación en tanto el entorno económico para hacer negocios genere confianza empresarial. Aunado a esto, el mercado de capitales muestra estabilidad en relación al desempeño de empresas que manufacturan productos para la construcción; elementos que podrían conformar un escenario favorable para el próximo año.

Forecastim detalla que un factor de riesgo que puede causar incertidumbre y desviar la tendencia en la recuperación: el nuevo plan fiscal de Estados Unidos. Este fenómeno puede incidir en la opinión empresarial y las condiciones inversión, lo cual retrasaría la recuperación de la industria.

 

 

Cierre de 2017 y retos para 2018 en la industria de la construcción

Adicional de los resultados del INAC, en nuestro Análisis de Coyuntura de la industria de la Construcción examinamos las condiciones económicas en las que terminará el sector en 2017. Con este análisis esbozamos los principales retos que se avecinan para 2018.

El PIB de la industria de la construcción retrocederá 1.3% en 2017 en relación a la producción de 2016. Menor producción en el subsector edificación y una caída de 10% anual en la producción de obras de ingeniería civil configuran el escenario de este año.

El subsector edificación, es decir el conjunto de la construcción de vivienda y edificios comerciales e industriales, no crecerá en 2017. Estimamos que la producción de este segmento de obra retrocederá 0.5% anual en el último trimestre del año. Bajo estas condiciones el crecimiento de 2017 oscilará entre cero y 0.5% a tasa anual.

En el caso de las obras de ingeniaría civil, por cuarto año consecutivo, el valor de producción será menor. En 2017 el PIB de estas obras retrocederá 10% a tasa anual, el menor valor de producción en 10 años. Si consideramos el periodo 2007-2017 el crecimiento promedio anual de dichas construcciones es de 1%; no obstante contemplando el sub-periodo 2012-2017 la tasa de crecimiento anual compuesta es negativa en (-) 3.9%.

Este fenómeno se explica por una disminución en los montos de inversión pública en obras del sector energético; en la construcción de carreteras; obras de urbanización; y, de inmuebles comerciales y de servicios.

De acuerdo con los indicadores macroeconómicos del sector público, en el periodo 2012-2016 el valor de la construcción en la perforación de pozos petroleros y de gas retrocedió 4.5% a tasa promedio anual; las obras relacionadas con plantas de refinería y petroquímica lo hicieron a un ritmo de -20.3%; la construcción de carreteras, puentes y similares retrocedió 2.1%; la inversión en obras de urbanización -7.6%; en tanto que la edificación de inmuebles comerciales y de servicios cayó 5.3% anual en el periodo de referencia.

El reto de la infraestructura para 2018 y años posteriores es ejecutar exitosamente las Asociaciones Publico Privadas (APP) en los tipos de obra que permitan su implementación como lo son, derivado de la reformas, las construcciones en materia de energía, telecomunicaciones y obras para el transporte multimodal.