Indígenas del municipio de Ocoyoacac, Estado de México, cerraron esta mañana dos carriles de la carretera México-Toluca para protestar por la continuación de las obras del Tren Interurbano, pese a la orden judicial para suspenderlas.

La obstrucción, de acuerdo con los protestantes, se da por la sentencia del Tercer Colegiado en Materia Administrativa del Segundo Circuito, con residencia en Naucalpan quien en octubre pasado resolvió que las obras en el tramo llamado “Portezuelo” debían parar; sin embargo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no ha acatado este fallo.

Asimismo, los integrantes del municipio mexiquense afirmaron que la obra de infraestructura ferroviaria ha afectado a aproximadamente 200 indígenas, despojándolos de 32 hectáreas de terreno, dedicadas al cultivo, renta de caballos y motos, además de ofrecer el servicio de tirolesa en el parque ecológico “La Marquesa”.

Cabe destacar que el Tren Interurbano México-Toluca se encuentra en etapa final de construcción de obra civil, al llevar más de 70% de avance, por lo que se prevé que entre en operación en este año que inicia.

Además de octubre a la fecha, se ha avanzado una superficie de 20 hectáreas lineales, de las 32 que se pretende ocupar.

El tren tendrá una longitud de casi 58 kilómetros de los cuales 4.7 serán a través de un túnel en un recorrido que se realizará en 39 minutos y ahorrará a los usuarios hora y media en traslados.