Con la instalación de la Casa Sofía, Diada inaugura su segundo desarrollo de casas moduladas y estandarizadas en La Mancha, ubicada en Actopan, Veracruz.

Por Ana Martínez

Durante la instalación de la primera casa del desarrollo La Mancha, Ricardo Betancourt, fundador de Lintel, desarrolladora encargada de este proyecto, declaró que estas casas buscan acabar con el modelo tradicional de viviendas. “No podemos seguir habitando unos sobre otros, como en un ghetto. Con esta iniciativa se elimina el concepto de propiedad y empieza el de pertenencia”, dijo.

En su participación, también habló acerca de los ataques estadounidenses sobre los riesgos de vivir en México, que considera ridículos porque “ellos tienen problemas más grandes al destinar 81 billones de dólares al cuidado de prisiones. En vez de atacar, deberían atender sus asuntos”.

Por su parte, Miguel Ángel Yunes, gobernandor de Veracruz, declaró que le sorprendió la velocidad en concretar el proyecto: “en tres meses el desarrollo La Mancha es una realidad. Felicito a Ricardo por su visión, que beneficia a pobladores y trabajadores del parque ecoturístico. Ya tenemos más proyectos en conjunto”.

Cabe recordar que este desarrollo comprende 367 hectáreas, de las cuales sólo se puede urbanizar el 5%. Cada casa mide 62 metros cuadrados y tiene un valor aproximado de un millón 800 mil pesos.

La invasión al medio ambiente es mínima, ya que la vivienda se fabrica en la sede de Lintel, en Guadalajara, y sólo se llega al terreno a instalar sobre pilares prediseñados en zonas que ya especificaron.