El incremento en las tasas de referencia por parte del Banco de México (Banxico), pero sobre todo la informalidad laboral ha ocasionado que muchos mexicanos no puedan acceder a un vivienda. Situación que ha convertido al autofinancimiento en una gran solución para los mexicanos.

Por Noé Álvarez

En términos generales, el autofinanciamiento es una manera en la que una persona puede comprar un inmueble sin la necesidad de pagar una hipoteca o crédito y se ajusta a los ingresos del comprador.

Este método va dirigido a las personas que no pueden comprobar ingresos, que no cuentan con un historial crediticio o se encuentran incluso en Buró de Crédito, porque en el pago de las mensualidades no se cobran intereses o se incrementan a la par de los mercados y la economía, lo que puede dar una mayor la seguridad al cliente.

A través de este sistema diversos grupos de personas aportan mensualmente una cuota en un fideicomiso administrado por un tercero, dichos recursos se destinan a la compra de una vivienda por medio de varios modelos de adjudicación como:

  • Puntuación: se escogen los contratos que acumulen la mayor cantidad de puntos con sus cuotas mensuales o adelantadas.
  • Subasta: bajo este método se pueden ofrecer cuotas adelantadas para obtener un mayor número de puntos.
  • Antigüedad: en este esquema las personas que lleven 33% del plazo que contrataron y cuentan con 4 mil 320 puntos pueden acceder al préstamo, siempre y cuando el grupo lo permita.
  • Secuencial: aquí puedes adjudicarte si te encuentras al corriente en todos tus pagos y cumples con los requisitos necesarios, así de simple.
  • Adjudicación directa: por medio de esta forma se puede adjudicar, sólo si pagaste íntegramente tus cuotas periódicas totales en forma atrasada y no hayas sido adjudicado en ninguno de los procedimientos anteriores.
  • Liquidación: este método entra en vigor en caso de fallecimiento del cliente o por incapacidad y consiste en adjudicar a los beneficiarios designados en la carátula del contrato, pero se deberá pagar paralelamente una renta hasta que salga sorteado y se le entregue su propiedad.

Como recomendación para quienes se decidan a comprar una propiedad bajo este esquema, es necesario investigar a la empresa que ofrece estos servicios; leer los términos, condiciones y restricciones del contrato; pero sobre todo pagar de forma mensual la cantidad establecida para poder adquirir la propiedad más rápido.

VENTAJAS DEL AUTOFINANCIAMIENTO 

Thania Perea, directora de Mercadotecnia de Tu Casa Express, explicó las virtudes de este esquema financiero son muchas, luego que el interesado puede conseguir mensualidades más cómodas, con plazos flexibles, en empresas reguladas por la Secretaría de Economía con contratos de adhesión están autorizados por Profeco.

Supongamos que una persona no tiene ahorros para dar el enganche de una casa que cuesta un millón de pesos y recurre al autofinanciamiento. En este sentido, el beneficiado podría 7 mil pesos mensuales hasta juntar el 40 o 50% del valor total de la propiedad, de tal forma que pueda liberar el préstamo por medio de un sorteo.

Agregó que otra ventaja del autofinanciamiento es que los usuarios pueden pueden crear un historial crediticio, cualquiera que sea la solución habitacional -adquisición, construcción o remodelación de un inmueble. Prueba de ello, a través del esquema Tu Casa Express ha beneficiado 6 mil familias, se han colocado alrededor de 30 mil acciones, lo que representa una derrama de 5 mil millones de pesos.

“Es importante comentarle a la gente que hay instrumentos diferentes a los créditos tradicionales como el autofinanciamiento, que lo que hace es darle seguridad a las personas, no cobra intereses y no incrementa costos” concluyó.