La corrupción será tipificado como delito grave, los funcionarios que incurran en prácticas en prácticas ilícitas o “robando” dinero del presupuesto se irán a la cárcel sin derecho a fianza.

Por Redacción En Concreto

 Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, anunció que los actos de corrupción se acabarán en México, luego que este tipo de acciones serán delitos graves, terminando así un grave problema que aquejaba al país sin ninguna sanción.

El mandatario refrendó su compromiso de liberar a través del combate a la corrupción recursos para los programas, por lo que ordenó a Carlos Urzúa, secretario de Hacienda,  transparentar la nómina de todos servidores públicos. “Ningún funcionario podrá recibir regalos que excedan un valor de 5 mil pesos”.

Del mismo modo, adelantó que los funcionarios de las dependencias no podrán convivir en fiestas con contratistas, grandes contribuyentes, inversionistas o actores vinculados a la función pública.

Puntualizó que no habrá partidas en el presupuesto a diputados y senadores, ya que se acabará con la práctica de los llamados “moches”, donde el poder legislativo recibían por otorgar presupuestos a obras en municipios o estados. “El poder no es para eso, el legislativo es para hacer la leyes y no para ejecutar obrar”.

RELACIONES COMERCIALES 

López Obrador indicó que las compras del gobierno se hará de manera consolidada, a través de convocatorias que estarán acompañadas de la observación ciudadana y la visoria de las oficina transparencia de la ONU.

“En el tema de relaciones comerciales e internacionales se dará preferencia a las empresas que provengan de un país donde el gobierno se caracterice por su honestidad y castigar las practicas de soborno y corrupción”.

APOYOS BRINDADOS 

Sobre la repartición de los apoyos sociales, López Obrador indicó que estos recursos se entregarán directamente a los beneficiarios, sin intermediarios, para lo cual se establecerán sucursales de Bansefi -Banco del Bienestar- en diversas localidades del país.

En este sentido, añadió que también será delito grave el fraude electoral, la compra de votos, el uso del presupuesto para favorecer a candidatos o partidos. “Nadie traficará con la pobreza de la gente, se termina el frijol con gorgojo, la manipulación electoral”.