Será el 20 de diciembre cuando se cumpla el plazo para que todos los empleados que perciben un sueldo reciban la prestación correspondiente al aguinaldo que, si bien puede ser ocupada para soportar los gastos decembrinos, también debería destinarse a impulsar nuestro bienestar financiero indicó Diego Paillés, director general de La Tasa.

Explicó que, de acuerdo a un sondeo realizado por Coru, tan sólo el 19% de los trabajadores tiene pensado ahorrarlo y 3 de cada 10 desea aprovechar una parte para pagar sus deudas. En contraste, el 42% lo usará para comprar regalos y una tercera parte de los mexicanos lo ocupará en las fiestas o cenas decembrinas, lo que manifiesta una marcada tendencia a gastarlo durante esta época.

“Aunque esta prestación parezca un ingreso extra, es algo que debemos contemplar en nuestro presupuesto anual. Si ya sabemos que recibiremos ese dinero, podríamos planear con anticipación su uso. De esa manera lograremos impulsar nuestro bienestar económico, especialmente ante temporadas más difíciles como la famosa cuesta de enero”, comentó.

El experto en finanzas señaló que, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), de los más de 36 millones de asalariados que hay en el país, el 62% no cuenta con un pago superior a los 8 mil pesos mensuales. De ahí que su aguinaldo se encuentre por debajo de los 4 mil pesos si es que laboraron todo el año.

El director la plataforma digital de inversión y préstamos entre particulares, mencionó que, sin importar la cantidad que se obtenga, la clave es adquirir mejores hábitos financieros. Por ello, enlistó una serie de errores que se deben evitar para no desaprovechar el aguinaldo:

No saber cuánto nos va a tocar. El primer paso para presupuestar el aguinaldo es saber cuánto nos corresponde. Para calcularlo, si llevas un año o más en la empresa, debes dividir tu salario mensual entre 30 y luego multiplicar esa cifra por 15. En cambio, si aún no acumulas esa antigüedad, puedes estimar el aguinaldo anual y dividir la cantidad entre 365. El resultado se multiplica por los días laborados.

Gastarlo de manera impulsiva. Diciembre es un mes con una alta actividad comercial. Sin embargo, el hecho de cumplir con nuestros compromisos sociales y festividades, no debe ser motivo para gastar de forma irresponsable. Si ya decidiste ocupar tu aguinaldo como financiamiento, entonces sé estratégico, compara los precios antes de decidir y mantén el crédito bajo control.

No pagar deudas. Si la prestación es menor de lo que debes en tus cuentas, quizá no le veas mucho caso destinarlo a tus pagos. No obstante, ese extra podría ayudarte a salir del compromiso financiero a mayor velocidad. Así que, ya sea para adelantar un pago o incrementar el monto para que no deposites el mínimo de tu tarjeta, tu aguinaldo puede ser un gran aliado contra las deudas.

No invertir. Una excelente forma de hacer crecer tu dinero es invertirlo. Actualmente existe una gran variedad de opciones que se adaptan a los distintos perfiles y en algunos productos puedes comenzar desde 100 pesos. Además, opciones de tecnología financiera (Fintech) como La Tasa, han permitido obtener rendimientos superiores al 16 por ciento con un monto de apertura bajo.

No ahorrar. Si en este momento no tienes una meta pensada para tu aguinaldo, mejor guárdalo. El dinero que acumules en tu cuenta de ahorro podría servir para conformar un fondo de emergencia que cubra de 4 a 6 veces tus gastos básicos. Lo que acumules tendrá una gran liquidez que te servirá en el momento menos esperado.

Ante este panorama, Diego Paillés reiteró que la importancia de considerar al aguinaldo como un ingreso extra que puedes aprovechar para el pago de deudas, el ahorro o la inversión. “En La Tasa siempre impulsamos a que nuestros clientes consigan sus propósitos financieros de año nuevo. Es por ello que, al facilitar las condiciones de inversión y mantener un alto rendimiento, les ayudamos a cumplirlos más rápido”, concluyó.