El incremento en el monto máximo de los créditos en el Infonavit desinhibió la colocación de hipotecas por parte de la banca comercial, luego que el Instituto reorientó su política a los segmentos de vivienda media y residencial, informó Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA Bancomer.

Durante de la presentación del Informe sobre Situación Inmobiliaria, el analista señaló que la afectación se logrado observar en los últimos años. Prueba de ello, la colocación de crédito para vivienda sufrirá una contracción de 4% durante 2018.

“Sería afortunado que la próxima administración replanteara el rol del Infonavit, ya que dirigir la atención hacia segmentos más altos no constituyó una buena política económica; por ejemplo, no fomentó el crecimiento del crédito, sólo sustituyó la colocación de la banca”.

Durante el primer semestre de 2018, de acuerdo con BBVA Bancomer, la banca otorgó casi 54 mil créditos, 13.3% menos que lo registrado en el mismo periodo de 2017. No obstante, Infonavit sólo incrementó su colocación 0.1% al pasar de 176 mil 200 a 176 mil 400 hipotecas, pero con un crecimiento de los montos del 3.9 por ciento.

Agregó que ante este aumento del monto de crédito por parte del Infonavit, ha dejado de ser necesario para los consumidores el financiamiento en conjunto. “Lo que creemos que ocurrió es que esta decisión no incrementó la originación, si no provocó un desplazamiento”.

Rezago y subsidios

Respecto a la colocación de subsidios, Samuel Vázquez, economistas principal de la institución bancaria, señaló que la operación de estos recursos no tiene relación con el rezago habitacional en el país, luego que son las ciudades con mayor actividad económica y empleo las que captan mayores subvenciones.

“El rezago habitacional difícilmente se puede asociar al otorgamiento de subsidios, luego que las entidades con mayor déficit son las que menos recursos de este tipo de recurso reciben proporcionalmente”

Datos de BBVA Bancomer revelan que las entidades que reciben mayor cantidad de subsidios son Jalisco, Nuevo León, Quintana Roo y Aguascalientes, siendo que el mayor rezago se registra en Veracruz, Chiapas, Estado de México y Oaxaca.

Por último, indicó se requiere replantear las reglas de operación de las subvenciones para vivienda, donde más que dar una subvención se fomentará el ahorro y por cada peso que tenga el beneficiario el gobierno aporte otro hasta juntar el valor de la casa.