KIA Motors colocó 8 mil 505 unidades en México durante el mes de noviembre, mantiene en el quinto lugar a nivel nacional con una participación de 6.7 % en el mercado  nacional.

El modelo más vendido fue KIA Rio, orgullosamente hecho en México, en la planta de Pesquería, Nuevo León, con 2 mil 277 unidades vendidas en su versión sedán y 969 unidades en el hatchback.

En segundo lugar se ubica KIA Sportage con mil 626 unidades, gracias a su más reciente rediseño que ha sido gratamente aceptado por los usuarios, no sólo por su apariencia, sino a su gran desempeño.

KIA Forte, también hecho en Pesquería, es el tercer puesto de la marca al vender mil 491 autos, seguido de KIA Soul con 899 unidades y KIA Sorento con 818 vehículos entregados.

Respecto a los distribuidores ubicados en la República Mexicana, KIA Mariano Escobedo (CDMX) se anuncia como el primer lugar en ventas, rompiendo récord al entregar 302 autos; en segundo lugar, se encuentra KIA López Mateos en Guadalajara con 245 unidades y en tercera posición, KIA San Joaquín en CDMX, con 212 vehículos; los tres distribuidores pertenecientes a Grupo Dalton.

KIA Finance también cerró noviembre rompiendo récord, con 15 mil 135 solicitudes hechas, alcanzando un 52% de penetración respecto a las ventas de la armadora coreana y teniendo la mejor tasa de aprobación en el año con un 72%.

Para KIA Motors México, estos números reconfirman su meta de entregar autos con el mejor diseño, calidad y desempeño del mercado, para responder a la confianza de sus seguidores, la mayor prioridad de la armadora.