La vivienda es hoy uno de los rubros que en contextos internacionales complicados se consolida e impulsa el crecimiento económico, así́ como la generación de empleos, ya que representa 14.1% de la producción de bienes y servicios del país, y emplea a 3 millones de personas, es decir, 7.3% de la población ocupada del México.

Por Redacción En Concreto

Publicado en el libro “La vivienda, de cara al nuevo sexenio”

Carlos Medina Rodríguez, presidente nacional de la Canadevi, indicó que la industria es hoy un motor para el país, luego que además de los beneficios económicos que produce, también fortalece la condición de la clase media mexicana y reduce la vulnerabilidad social. En los últimos años, la mejora en los diseños ha impactado directamente en la calidad de vida.

“Estamos seguros que el próximo Presidente tendrá́ en su agenda a la vivienda como un punto estratégico que detona justicia y bienestar social, pero también economía. Estamos hablando de un sector que representa el 7% del PIB y genera anualmente 300 mil empleos”.

Puntualizó que es indispensable que se reconozca la grandeza del sector, no sólo los años que tienen los desarrolladores para hacerle frente al rezago habitacional, sino su experiencia e ideas en la conformación de mejores comunidades y ciudades.

CONTINUIDAD NECESARIA EN VIVIENDA

Consideró que un tema que debe tener continuidad para el próximo sexenio es el mal llamado subsidio a la vivienda, que más bien actúa como capital semilla para potencializar a la economía y el empleo. “Debemos de mantener los programas de vivienda social, trabajar sobre ellos, mejorarlos, porque tenemos una gran demanda enfrente. Los próximos años vamos a tener un bono demográfico importantísimo. Hoy tenemos casi 9 millones de viviendas solicitadas en rezago, y una gran necesidad se formará en los siguientes años”.

Abundó que el sector de la vivienda tendrá́ que encauzar su fuerza a la comercialización de la vivienda social. La demanda promedio de este segmento asciende en el promedio nacional al 60% del mercado; en estados del sur el índice es más elevado.

El empresario indicó que, tras dos años de nulo crecimiento en el segmento de interés social, el sector debe potencializar los subsidios y buscar nuevos esquemas financieros. “En México tenemos una demanda de vivienda social del 60%, incluso hay estados –como en la región sur– donde este indicador alcanza el 70% por el nivel salarial de su población (…) En este sentido, el subsidio ha mostrado efectividad para atraer a los desarrolladores a este segmento”.

Enfatizó que el sector de la vivienda debe potencializar el subsidio, ya que este esquema ha sido la única solución que ha dado acceso a vivienda a muchas familias de bajos recursos. De igual forma, añadió́ que el reto es buscar nuevos esquemas financieros que lleven las soluciones de vivienda de una manera más directa a la gente.

En la actualidad las empresas agremiadas a la Canadevi manejan alrededor de 500 mil viviendas anuales en comercialización, pero consideran que su fuerza productiva puede llegar fácilmente a las 700 mil u 800 mil viviendas, para ello requieren detonar este segmento de vivienda que no ha crecido en los últimos dos años.

El empresario indicó que un esquema que ayudará para mejorar el dinamismo de la vivienda de interés social es el programa de vivienda para no afiliados, porque gran parte de la demanda se encuentra en este sector y hoy no hay todos los mecanismos para atenderlos.

Respecto a los Organismos Nacionales de Vivienda –Infonavit y Fovissste– enfatizó que estas instituciones, donde se originan tres de cada cuatro soluciones hipotecarias, pueden continuar fortaleciéndose a través de la adopción de nuevas tecnologías y esquemas crediticios que impulsen una mayor inclusión financiera.

VIGILAR COSTOS

Respecto a las preocupaciones que tiene la industria, comentó que su mayor inquietud es el aumento injustificado de los precios de los insumos para la edificación, por lo que hizo un llamado a las autoridades de los tres órdenes de gobierno para estar atentos a los impactos que esto genere, sobre todo en la vivienda de interés social.

“Vemos un aumento también en los insumos –acero, cable, cemento–, estaremos muy atentos para que no se suscite ningún incremento injustificado. Entendemos que hay aumentos que se tienen que dar a la par de la inflación”.

Puntualizó que la industria debe tener cuidado de no dejar fuera a los que menos tienen con las alzas en los precios, situación que obliga a los desarrolladores a buscar siempre costos competitivos.

URGE SIMPLIFICACIÓN

Otro tema que debe ser abordado por el próximo Presidente de la República Mexicana es la simplificación administrativa, debido a que el tema de la tramitología aumenta tiempo y eleva los costos para el constructor, luego que puede convertirse en corrupción.

“Estos trámites, estos permisos, es algo que impacta, y que afecta y encarece a la vivienda. Y que al final afecta a quien la compra, todo este encarecimiento lo acaba pagando la persona que la adquiere. Entonces tenemos que mejorar mucho en la tramitología, tenemos que combatir la corrupción”.

Detalló que en este rubro se tienen que perfeccionar todos los programas que existen para hacerlos más agiles, más rápidos, para poder entregar la vivienda y poder así́ superar “las 500 mil unidades que estamos realizando, porque hay una necesidad real que todavía no hemos podido atender”.

INNOVACIÓN NECESARIA

Sobre los retos que tendrá́ la industria en el próximo sexenio, Medina Rodríguez explicó que un tema que seguirá́ cobrando fuerza es la sostenibilidad, sobre todo con el rápido progreso tecnológico que se observa todos los días, de tal forma que los beneficios de las ecotecnias se reflejen en el bolsillo y la calidad de vida de las familias.

Para obtener un ejemplar envía un correo a [email protected] o marca al 11076783