Los modelos Ibiza y Arona, de SEAT,  lograron la máxima valoración en seguridad en las pruebas ‘Latin NCAP’.

Por medio de un comunicado, SEAT indicó que con estas valoraciones se confirman las excelentes prestaciones en seguridad de ambos vehículos, que ya habían obtenido 5 estrellas en Europa en las pruebas ‘Euro NCAP’ realizadas el año pasado.

Estos resultados ponen de manifiesto la capacidad de SEAT para desarrollar vehículos que no solo responden a las múltiples necesidades de los consumidores, sino que también se encuentran entre los más seguros del mercado.

El SEAT Ibiza y el Arona fueron sometidos a una rigurosa serie de pruebas para determinar la seguridad de los ocupantes, tanto adultos como niños. También se practicaron pruebas con los sistemas de seguridad activos, pasivos y preventivos de los que disponen.

Con el fin de determinar la seguridad para los ocupantes, se llevan a cabo tres tipos de pruebas de impacto: frontal a 64 km/h, lateral a 50 km/h y lateral contra un poste a 29 km/h.

En cuanto a la seguridad activa, también se realizan pruebas del ESC (control electrónico de estabilidad), SBR (aviso de uso de cinturón) y ABS (sistema antibloqueo de frenos), con resultados satisfactorios en todas ellas.

En cada una de las situaciones, la organización evaluó que los ocupantes estuvieran bien protegidos en caso de siniestro y, el Ibiza y el Arona recibieron, respectivamente, una puntuación de 89% y 88% en protección de adultos, y 85% y 87% en protección infantil.

“Estamos muy satisfechos con la excelente valoración de seguridad que han obtenido el Ibiza y el Arona en las exigentes pruebas ‘Latin NCAP’, que deja patente nuestro compromiso por garantizar el máximo nivel de seguridad activa y pasiva en todos los modelos que fabricamos”, afirmó Dr. Matthias Rabe, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de SEAT.

El Ibiza y el Arona obtuvieron la máxima valoración de seguridad en todas las pruebas de choque gracias al equipamiento de seguridad que incluyen de serie. Ambos modelos cuentan con el ESC (Control Electrónico de Estabilidad), ABS y Seat Belt Reminder en los asientos posteriores, además de seis airbags que ofrecen protección frontal y lateral para los ocupantes, así como pretensores y limitadores de carga en los cinturones de los asientos posteriores.

Por su parte, el sistema de retención infantil ISOFIX cumple las elevadas exigencias del mercado de América Latina y el Caribe.