Desarrolladores, empresarios y especialistas del sector inmobiliario reunidos en el Séptimo Congreso de Negocios Inmobiliarios coincidieron en que uno de los grandes pendientes que refleja la industria es la falta de regulación en los procesos de construcción.

Por Ariana Cruz Abeyro

Texto publicado en la revista Tu Guía En Concreto no. 73

Héctor Klerian, director de JLL México, señaló en entrevista para En Concreto que uno de los grandes pendientes en el sector inmobiliario es la claridad en la regulación, ya que esto otorgaría el impulso adicional que hoy necesita la industria.

“El sector inmobiliario ha crecido anárquicamente en ciertas partes; sin embargo, si hubiera una certeza en cuanto a los tiempos de  documentación,  el  desarrollo  de  estructuras  y  el  trámite  de licencias, le otorgaría al sector un gran impulso adicional”,  comentó.

Destacó que la industria inmobiliaria en México representa una gran fuente de inversión que además genera empleos y proyectos a largo plazo, por lo que consideró que brindar certeza a los procesos es un pendiente que se puede mejorar a futuro.

En este mismo sentido, Omar Assad, director de operaciones y comercial de Turner, mencionó que los desarrolladores pierden grandes cantidades de dinero, debido a la incertidumbre de los  procesos, ya que otorgan un periodo de seis meses adicionales para adquisición de permisos.

Añadió que otro de los pendientes es buscar sinergias entre autoridades y el sector inmobiliario, ya en la medida en que las construcciones se vean como microciudades,  será  un  proceso  de ganar – ganar, donde el gobierno tendrá que meter menos infraestructura para desplazar a las personas, mientras que el desarrollador va a tener más clientes cautivos.

Por su parte, Lyman Daniels, presidente de CBRE México, señaló que el mercado inmobiliario en el país está creciendo y como cualquier otro organismo requiere de la creación de reglas y leyes que le permitan tener límites o control del avance.

Óscar Arias Jaime, Líder comercial nacional de nuevos proyectos de KONE, expresó que es necesario una regulación en cuanto al uso de suelo que permita modificar la estructura urbana de tal manera que las personas puedan desplazarse rápidamente de su vivienda a los centros de trabajo, transformando las edificaciones de horizontal a vertical.

IMPACTOS EN LA RENTABILIDAD

Sobre los impactos generados por la falta de claridad en la regulación o el incremento en   los   precios   del   suelo,   Jorge   Gamboa   de Buen, vicepresidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios     (ADI), indicó que el  margen  de  utilidades  en   los    últimos    años    sufrieron una reducción de casi 12% en comparación con hace 25 años, pues éstas pasaron de niveles de 20 o 25% a 13 o 16 por ciento.

“Anteriormente los terrenos costaban cerca del 12% de la inversión total, actualmente si se localiza un terreno que represente 20%  del terreno se considera un terreno barato. A eso le tenemos que sumar temas de infraestructura comunitaria, los cuales le cuesta   a un desarrollador entre el 5 y el 7% de la inversión total… con estas cuentas vemos con se ha ido reduciendo drásticamente las ganancias sobre todo en el tema residencial”.

Explicó que si bien el costo administrativo de la tramitología pueden representar entre 4 y 5% del valor de edificación del inmueble, la falta de claridad en algunas normas y de homogeneidad de criterios entre los tres niveles de gobierno pueden elevar su impacto al ocasionar atrasos en la obra, o el peor de los casos temas de demolición o suspensión de actividades. “Debemos ser muy cuidadosos”.

NUEVO GOBIERNO

El directivo de Turner, consideró que las políticas que propone el nuevo gobierno no representan amenazas para el sector, sino que se debe entender que se encuentran en una etapa de reorganización que podría significar una oportunidad para la industria.

Por otra parte, el líder de JLL México, consideró que las políticas del nuevo gobierno se van a ajustar; sin embargo, es importante considerar que las nuevas estrategias deben aclarase rápidamente para que no existan problemas y se defina cúal será el proceso para la construcción de nuevos desarrollos.

Urgió a  la  próxima  administración  federal  y  de  la  Ciudad  de México para que se defina lo antes posible la situación que atraviesan temas como los polígonos de actuación o la transferencia de potencialidades, los cuales se encuentran vigentes dentro del reglamento de construcciones y las políticas de zonificación y desarrollo de la CDMX.

Finalmente consideró que la creación de planes transexenales podría disminuir la incertidumbre que genera cada cambio de sexenio, en el caso del próximo gobierno, ésta muestra un comportamiento lógico y aceptable al parar, revisar y otorgar permisos, proceso que la industria inmobiliaria recomienda realizar con celeridad para no retrasar las edificaciones.