Para Carlos Medina Rodríguez, presidente nacional de la Canadevi, el sector de la vivienda deberá trabajar de manera coordinada para hacerle frente al rezago habitacional y reactivar la producción de vivienda de interés social, esto a través de políticas actualizadas y nuevos incentivos para la industria.

Por David Romero

Texto publicado en la revista Tu Guía En Concreto no. 73

En entrevista, el ganador del Premio Líder Empresarial que otorgó En Concreto 2018 indicó que si bien es necesario transitar hacia el 2019 con los lineamientos actuales, se debe trabajar con las autoridades en el diseño de los estímulos y políticas que eleven la producción a 750 mil unidades anuales, para reducir el rezago habitacional y evitar los asentamientos irregulares.

Explicó que para darle certeza a la industria, sobre todo en el segmento de interés social –donde se edifican 500 mil inmuebles de forma irregular–, es necesario elevar el presupuesto para el sector y establecer un programa de actualización de Perímetros de Contención Urbana, que conciba a las ciudades como entes vivos que se desarrollan a gran velocidad.

“Hay grandes retos para los próximos 15 y 20 años, tenemos un bono demográfico histórico, debemos de estar preparados con políticas públicas que en verdad apoyen hacer viviendas para todos”.

PROPUESTAS ONAVIS

Medina Rodríguez explicó que todos los organismos públicos –tanto federales como estatales y municipales– deberán trabajar de manera coordinada en la gestión del suelo, pero sobre todo en eliminar la sobrerregulación en cada eslabón de la cadena productiva.

Respecto al Infonavit, comentó que se requiere instrumentar un programa permanente de mejora operativa que elimine todo lo que no agregue valor a la vivienda y encarezca el proceso, así como incrementar el monto de crédito a los trabajadores de menores ingresos, además de analizar y reconfigurar el Sistema de Evaluación Crediticia y Sistema de Información Crediticia (SEC+SIC) para disminuir el impacto en la originación de crédito.

“En el Fovissste se tiene que asegurar que el Fondo continúe atendiendo, e incluso incremente, el número de acciones de vivienda para sus afiliados, así como impulsar la Ley Fovissste, transitar el acceso de los créditos tradicionales del sistema de puntaje a inscripción directa y reconfigurar los esquemas de crédito de acuerdo a las características de la demanda”.

Enfatizó que hoy, más que nunca, es fundamental conservar el apoyo de la banca de desarrollo especializada en vivienda. “Únicamente podremos hacer frente al rezago habitacional con el apoyo de Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), razón por la que proponemos mantenerla como la banca de desarrollo independiente especializada en el sector”.

MAYOR PRESUPUESTO

El empresario indicó que para atender la demanda y hacer frente al rezago habitacional de 9.3 millones de hogares, el sector requiere de un presupuesto anual que oscile entre los 10 mil millones y 12 mil millones de pesos, lo cual ayudaría a fortalecer los nuevos programas destinados a la atención de la población no afiliada.

“Un 50% de las acciones en el sector formal, específicamente en el Infonavit, se otorgan gracias a que un subsidio apoya al trabajador. Sí agregamos a esto que tienen también un efecto multiplicador por cada pesos gubernamental se invierten cinco de la iniciativa privada vemos que sería importante para la economía del país este incremento”.

De acuerdo con la Canadevi, el subsidio de la vivienda en México cubre 20% del valor de una propiedad, mientras que en otros países de Latinoamérica como Chile está aportación gubernamental alcanza hasta 95% de las soluciones de vivienda, lo cual expone la posibilidad de ampliar este “capital semilla”.

Medina Rodríguez agregó que, además de incrementar el monto de las subvenciones, será importante plantear un presupuesto multianual, a través del cual se incremente gradualmente los recursos y se brinde certeza a la industria para poder planear a mediano y largo plazo sus proyectos.

En los últimos dos años –de acuerdo con el SNIIV– el presupuesto se contrajo a niveles de 6 mil 500 y 6 mil 900 millones de pesos; situación que provocó una caída en el segmento de interés social del orden de más de 30 mil unidades en comparación con 2015 cuando otorgaron 12 mil millones de pesos al sector.

La Canadevi analiza diversos esquemas de subsidios con el objetivo de potenciar la capacidad de compra de los mexicanos, ya sea para aplicarse a la mensualidad de la hipoteca o la infraestructura.