De acuerdo con datos del Consejo de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) solamente el 25.7% de la población ocupada con acceso a la seguridad social cuenta con la facilidad de obtener un crédito de vivienda.

Por Ariana Cruz Abeyro

En el marco del Foro Universitario de Vivienda realizado en la Universidad Anáhuac, Almendra Rojas, Subdirectora de Estudios de Profundización en las Dimensiones de la Pobreza del Coneval, señaló que el reto del sector de cara al futuro será encontrar una soluciones para dotar de vivienda a  10.8 millones de derechohabientes -Infonavit y Fovissste- que no acceden a una hipoteca.

Hasta el momento, según un análisis del Coneval, este problema puede atribuirse a la falta de recursos por parte de los trabajadores o la carencia de mejores productos por parte de los actores involucrados, ya que es necesario ofrecer nuevas modalidades de acceso a bajo costo.

“”Actualmente existen 10.8 millones de derechohabientes sin acceso a un crédito, por lo que se debe hacer un análisis de ¿Quiénes son?, ¿Qué edad tienen?, ¿Dónde trabajan?, ¿son o no acreedores a créditos para la vivienda? Y ¿Cuál es su estructura familiar?, ya que de ello depende cuáles son los mercados donde se  pueden incorporar”.

Nuevo Gobierno

Ante este hecho, Almendra Rojas, urgió a las autoridades para que focalicen la atención a sectores que reflejan carencias, así como a los segmentos que no tienen acceso a la vivienda como los trabajadores que reportan ingresos menores a 2.5 salarios mínimos, jóvenes y las mujeres indígenas.

Enfatizó que para los jóvenes el acceder a una vivienda digna es casi imposible, debido a los empleos y sueldos precarios, mientras que en el caso de las mujeres indígenas, la mayoría son jefas de familia que requieren migrar a otro estado motivo por el cual no son sujetas a opciones crediticias ni ha subsidios.

“Es importante que las autoridades reconozcan que la vivienda es un espacio más allá de las cuatro paredes que representa, por lo que converge con otros factores como la alimentación, seguridad pública, entre otros”, finalizó.

Viviendas abandonadas

Durante su presentación, la especialista señaló que otro problema en el rezago de vivienda es la vivienda abandonada, ya que si bien hay personas que no reflejan los indicadores para la medición de la pobreza, tienen carencias,razón por la cual – a pesar poseer servicios básicos e infraestructura-  a corto plazo dejan el lugar donde habitan.

Añadió que en cinco estados de la república mexicana: Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Zacatecas y Durango existen aproximadamente cinco mil hogares en abandono. “Este fenómeno se debe a la réplica de modelos de vivienda carentes de calidad realizados por las desarrolladoras sin analizar las condiciones de los diferentes terrenos donde son edificados, por lo que no garantizan el uso efectivo del derecho a la vivienda digna”.