El Secretario de Comunicaciones y Transportes, ingeniero Javier Jiménez Espriú, afirmó que la actual administración tomó la mejor decisión al cancelar la construcción del aeropuerto internacional en Texcoco, porque era un desastre, un proyecto inviable e inaccesible por el costo.

Al comparecer ante la Comisión de Comunicaciones y Transportes de la Cámara de Senadores, Jiménez Espriú aseguró que, de continuar la obra, “hubiéramos adquirido una deuda enorme, era un pozo sin fondo, un elefante blanco, un aeropuerto que nunca iba a funcionar”.

Destacó la solución a la saturación del Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México con la operación de un Sistema Aeroportuario del Valle de México, para lo cual se ha desarrollado un plan maestro.

“Se plantea la incorporación del Aeropuerto Internacional de Toluca que se encuentra subutilizado y la construcción de una terminal aérea en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, cuya primera etapa se estima concluir en tres años. En su conjunto, el sistema aeroportuario permitirá la atención de más de 70 millones de pasajeros al año”.

Conectividad universal 

En su comparecencia, el funcionario también mencionó que la SCT trabaja en un programa universal de Internet de banda ancha, tomando en consideración que sólo el 65.8 por ciento de la población cuenta con conectividad.

Comentó que, durante el sexenio, se pretende llevar esa conectividad a toda la población mediante el uso óptimo de todas las redes disponibles, concesionadas y públicas, terrestre o espacial y el despliegue de las que se requieran para contar, además, con Internet gratuito en sitios públicos: centros educativos y comunitarios, de salud, entre otros.