La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) analiza la estrategia que implementará para el rescate de viviendas abandonadas en conjunto con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Sedatu, el  Infonavit y otros organismos.

Por Ariana Cruz Abeyro

Durante el informe mensual de la AMPI, Juan Jaime López Cano Nebreda, comisionado presidente del CCIE, señaló que para concretar el proceso de recuperación de viviendas abandonadas es necesario realizar un inventario que permita conocer las condiciones en las que se encuentran y su estatus legal.

Destacó que la realización del inventario permitirá agilizar los trámites legales para la recuperación de la vivienda, puesto que en algunas ocasiones se requiere de un juicio que dificulta el proceso.

“Es necesario realizar un análisis estado por estado para generar un programa integral que permita ejecutar ese proceso y la posterior venta de las viviendas tanto a trabajadores de menores ingresos afiliados al Infonavit como a quienes cuenten con recursos para adquirir una vivienda”, comentó.

El especialista inmobiliario indicó que actualmente existen cinco millones de vivienda abandonada, de las cuales 56 mil corresponden al Infonavit, cifra que representa el 5.6% de la cartera vencida del Instituto.

Al respecto refirió que el abandono de las viviendas se debe principalmente a la falta de pago del propietario por desempleo, condiciones de la zona, como la delincuencia, o bien si el esquema bajo el que se encuentra el crédito es en Veces Salarios Mínimos (VSM), puesto que de acuerdo con las demandas de los trabajadores son deudas impagables a largo plazo.

Mencionó que las viviendas con mayor posibilidad de recuperación son aquellas que se encuentran cercanas a los centros de trabajo, aquellas que cuentan con servicios básicos e infraestructura que favorezca la movilidad en las ciudades.