Respecto a la compra que hará el gobierno federal de 500 pipas para hacer frente al desabasto de combustible en el país, Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) sugirió medidas para el transporte de éstas.

Por medio de un vídeo publicado en su cuenta de Twitter, el líder de la ANPACT dijo que se van a necesitar mover estas 500 pipas (con una capacidad de 60 mil litros cada una), y una posibilidad son las unidades de doble remolque, por lo que necesitarían mil pipas, pues tienen una capacidad 30 mil litros cada una; además de 500 tractocamiones aunado al convertidor Dolly (500 de estos dispositivos solicitados).

Otra opción sería los tractocamiones con un remolque unitario, “en este caso dependiendo de la capacidad uno o dos ejes anda alrededor de los 30 mil litros, por lo que se requeriría mil tanques de éstos”, mencionó.

La última es a través de trasctocamiones unitarios, donde la capacidad del tanque es de alrededor de 20 mil litros, para lo que se requerirían alrededor de 1500 unidades.

Una solución, continuó, puede ser la combinación entre las tres, pero destacó que cualquiera que sea se necesitará cumplir con la norma 12 de seguridad  vial, de Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); así como con la 044 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semanat), por el uso de diésel.

“También se tendrá que cumplir con los criterios que tenga el sector energético e inclusive los operadores, quienes deben cumplir con una licencia especial que otorga la SCT para mover este tipo de mercancía”.

Cabe recordar que México es el sexto productor de vehículos pesados de carga a nivel mundial, el cuarto exportador y el primero en tractocamiones.

“Cualquiera que sea la solución, la industria de vehículos pesados está dispuesta a coadyuvar con las autoridades. Reiteramos nuestro apoyo al gobierno federal”, concluyó.