Yadira Torres Romero, directora de investigación de mercados de CBRE México; Spencer Levy, director de investigación de CBRE y Lyman Daniels, Presidente de CBRE México.

La industria de los bienes raíces registran números positivos en la inversión, por lo que seguirá en el camino del crecimiento y la estabilidad con el nuevo gobierno en México, de acuerdo con Spencer Levy, director de investigación para las Américas de CBRE; Lyman Daniels, presidente de CBRE México y Yadira Torres-Romero, directora de investigación de mercados de CBRE México.

Muestra de esta tendencia positiva son las cifras que, hasta junio de 2018,  han registrado los mercados de oficinas, industrial y logístico de la Ciudad de México, incluso por arriba de lo reportado en 2017.

Al participar en la conferencia telefónica This time it´s different (…or not?) Análisis de CBRE sobre el mercado inmobiliario comercial en 2018, indicaron que el proceso electoral en México está enviando buenas señales a los inversionistas por lo que no se perciben sorpresas.

Por el contrario, se pronostica una reactivación en la entrada de capitales en los mercados. “Sin duda, lo institucional y las reducidas sorpresas del proceso electoral harán que ambos países logren mejores acuerdos con el Tratado de Libre Comercio y otros aspectos del comercio bilateral”, apuntó el director de investigación para las Américas de CBRE.

Asimismo, Lyman Daniels afirmó que no se esperan cambios drásticos en el mercado inmobiliario mexicano ya que los números confirman el crecimiento constante que ha registrado en los últimos años.

Por su parte, Yadira Torres-Romero indicó que la 4ª revolución industrial y tecnológica presenta grandes desafíos para México en una economía multidimensional con un mercado de bienes raíces donde el comercio electrónico, turismo, ciudades inteligentes, salud, bienestar, flexibilidad laboral y co-working, están dando forma a la industria de los bienes raíces. “Tenemos fuertes indicadores que nos muestran que vamos por el camino correcto y que nos permiten señalar que los bienes raíces es un activo muy seguro para invertir”, expresó la directora de investigación de mercados de CBRE México.

CBRE informó que, por ejemplo, para el mercado de oficinas de la capital del país la absorción neta y la absorción bruta son 36% más altas que en 2017. Las principales tendencias en el mercado de oficinas seguirán siendo el incremento en la demanda de empresas de los sectores de alimentos y bebidas, salud, farmacéutica y automotriz, y por primera vez se ha identificado a las empresas manufactureras como la industria número 1 buscando espacios corporativos en la Ciudad de México.

En cuanto al sector industrial, las oportunidades están en comercio electrónico, ventas minoristas, distribución y logística, energías, servicios de seguros, farmacéuticas, salud y telecomunicaciones, siendo la parte central de la República Mexicana la que siga registrando los mercados más activos en lo que resta del 2018.

Yadira Torres-Romero subrayó que el sector de centros comerciales seguirá con aumentos como lo ha registrado en los últimos tres años, impulsado por el consumo interno y con proyectos de construcción que acumulan 1.6 millones de m2, la mitad de ese número está en la Ciudad de México, y usos mixtos representa el 40% del total.

Un sector que continuará con números en ascenso es el turístico con aumentos en la inversión y con proyectos en construcción a lo largo de la región, así como en los principales destinos turísticos en la Riviera Nayarit, Riviera Maya y la Ciudad de México.

“En CBRE, estimamos que poco más de 30 mil nuevas habitaciones (categorías de 3 a 5 estrellas) se añadirán al inventario de hospitalidad de México en 2018.  Esta última cifra representa casi el tamaño del inventario del estado de Jalisco para 4 a 5 estrellas, que es el segundo mayor estado con habitaciones de hotel, después de Quintana Roo, donde se encuentran Cancún y Riviera Maya”, informó la directora de investigación de mercados de CBRE México.

Los expertos de CBRE pronosticaron crecimientos en el mercado inmobiliario ya que cuenta con fuertes sectores, una saludable absorción, un alto nivel de institucionalización, de rentas en dólares y expectativas muy positivas para los próximos años.