Cada cambio  de  administración, en este caso federal, representa para la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (CANADEVI), y sus mil afiliados, un nuevo comienzo, una forma diferente de ver, entender e impulsar a la vivienda,  el patrimonio más importante para los mexicanos con el cual  mejoran  el  nivel de bienestar de su familia obteniendo, al mismo tiempo, certeza y seguridad jurídica de su propiedad.

Desde  el  punto  de  vista  económico,  la marcha de la industria de la vivienda estimula y atrae inversión,  crea  fuentes  de trabajo e impacta al mercado interno, por lo que salvaguardar -desde la Política Nacional de Vivienda (PNV)- el buen ritmo de este tren es indispensable.

Asimismo, desde el punto de vista de desarrollo urbano, nuestro sector es un coadyuvante en la planeación ordenada  y sustentable de las ciudades en la cual se imprime la visión de Estado en la producción de un entorno promotor del tejido social.

En este sentido, desde hace décadas CANADEVI ha atendido la demanda de vivienda de la mano del gobierno federal, construyendo  las  ciudades  mexicanas que continuamente se  transforman  por una multiplicidad  de  causas  como  lo  son el crecimiento demográfico y las oportunidades laborales, entre muchos otros aspectos.

Por todo lo anterior, conocer cuanto antes las reglas de operación de la Política Nacional de Vivienda 2018-2024, es un factor clave en este primer año de gobierno, porque son el punto de partida de toda nuestra actividad.

Adicionalmente,  la  coordinación interinstitucional por parte de la Sedatu, como cabeza del sector, es básica para articular, focalizar y optimizar las acciones, instrumentos y programas de la PNV.

El diálogo y la apertura entre la Sedatu, la Conavi, los Onavis, dependencias, secretarías de estado afines al rubro de vivienda y la CANADEVI, tanto a nivel federal como estatal facilitarán el análisis, la discusión, las propuestas, así como la definición conjunta de las líneas de acción a través de las cuales será posible que las familias mexicanas accedan a una vivienda adecuada en un entorno sustentable que con el tiempo incremente su valor.

CANADEVI es y seguirá siendo un aliado del gobierno en la atención de la  demanda de vivienda social, un derecho constitucional concebido como un elemento básico para la vida y el desarrollo humano, conceptualizado como una forma de proteger la organización y el desarrollo de la familia, así como su integración en una comunidad.

Hoy, la industria de la vivienda aporta 6% al Producto Interno Bruto, genera más de 2 millones 400 mil empleos, cuenta con un valor de mercado cercano a los 600 mil millones de pesos y un efecto multiplicador de 5.9 pesos por cada peso invertido por el gobierno federal.

Es por esto que el círculo virtuoso generado por “el capital semilla”, como llamamos nosotros al subsidio, puede llegar a convertirse en un círculo de estancamiento económico ante la ausencia de este concepto en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 al impactar directamente a 37 de 42 ramas económicas.

Si bien es cierto que el rezago habitacional comprende una variedad de segmentos poblacionales, la falta de atención al segmento social con ingresos menores a 2 UMAs -mismo que representa al 40% de los derechohabientes del Infonavit- deja en riesgo a miles de mexicanos que demandan una vivienda y  contribuyen  día  a  día  con sus impuestos en la activación de la economía de nuestro país.

Es por esto que, en CANADEVI hemos llevado  a  cabo  propuestas   alternativas al gobierno federal, como lo es la ampliación de la capacidad de compra de los derechohabientes en sustitución del subsidio federal.

Confiamos plenamente  que  gobierno y autoridades analizarán las diferentes propuestas y tomarán las medidas necesarias para mantener andando al tren de la vivienda para continuar atendiendo la demanda de vivienda social.

Planeación de largo plazo, nuevos productos para derechohabientes (Infonavit y Fovissste) y no afiliados, un plan nacional de infraestructura urbana, simplificación administrativa, legislación homologada a nivel federal, estatal y municipal, fuentes alternas de financiamiento y una política de suelo son, desde nuestro muy particular punto de vista, los  temas  que  marcarán  la agenda de vivienda en México en los  próximos años y serán los ejes a impulsar para hacer de México un país más próspero, productivo y competitivo.