La Secretaría de Turismo de la Ciudad de México participará en el Tianguis Turístico 2019 con el pabellón “pink commer”, para impulsar la llegada de viajeros pertenecientes a la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI).

Por Ana Martínez 

En conferencia de prensa, Carlos Mackinlay, secretario de turismo de la capital, dijo que esta participación en el Tianguis Turístico forma marte de la reapertura de la oficina para la atención del segmento turístico LGBTTTI, la cual estuvo cerrada por 6 años, y busca crear productos turísticos que atraigan a este segmento de la población.

“Este segmento de la población gasta 10% más que el turista normal. Por ejemplo: el viajero tradicional gasta 680 dólares por estancia; los de congresos y convenciones destinan 1,600 dólares por estancia; y los miembros de la comunidad LGBTTTI invierten en sus vacaciones 1,300 dólares. Es un mercado muy importante”.

Asimismo, comentó que de los 14 millones de personas se hospedan en hoteles de la Ciudad de México, por lo menos 1.4 millones son de este segmento. “Es por esto hablamos con prestadores de servicios, hoteleros y empresas involucradas para darles una mejor experiencia”, mencionó el secretario.

Dentro de las actividades que fomentará la Sectur CDMX en beneficio de la población  LGBTTTI están: ciclos de cine, marcha gay (29 de junio), festivales para la diversidad sexual, e inclusive una noche de museos.

También se prevé una mejora en la Zona Rosa, en la CDMX, lugar popularmente conocido por la congregación de personas de este segmento de la población. “Las calles como Hamburgo siguen en construcción después de muchos años. Esto habla de irregularidades de la pasada administración. Ahora se trabaja en un nuevo diseño de proyecto”.

Finalmente, conscientes de que compiten con destinos como Puerto Vallarta, considerada ciudad gay, el funcionario de la CDMX fomentará la promoción para atraer turistas LGBTTTI a través de la creatividad y las redes sociales, “que es lo que queda hacer tras la desaparición del CTPM”.