En los últimos años los proyectos inmobiliarios se han convertido en una oportunidad de inversión, incluso en tiempos de crisis económica y financiera, porque resulta más rentable al ser un sector que históricamente ha mostrado una mayor estabilidad y que continuamente aumenta su valor.

La empresa de crowdfunding M2Crowd da a conocer 5 razones de por qué sí invertir en bienes raíces:

Brinda mayor seguridad. Existen inversiones, como las inmobiliarias, que involucran un menor riesgo y aunque no implican ganancias estratosféricas, algunas de éstas ofrecen rendimientos importantes por encima de la inflación y, lo más importante, es que otorgan mayor seguridad al estar basadas en un bien tangible y que gana valor en el tiempo. Además es seguro al ser una inversión tangible, ya que lo puedes apreciar físicamente, inspeccionar, realizar una verificación de antecedentes de los inquilinos, asegurarse de que el edificio exista, etc.

Se puede invertir con montos accesibles. En el pasado la compra de un inmueble implicaba realizar una inversión muy fuerte, por lo que era difícil acceder a este tipo de inversiones. Sin embargo esto cambió gracias a la llegada de las Fintech y con el surgimiento del crowdfunding inmobiliario, ya que este modelo de inversión colectiva permite a cualquier persona beneficiarse de los rendimientos que ofrece este sector a partir de 5 mil pesos, a diferencia de invertir en el mercado de valores u otros mercados que requieren de mayores capitales.

Otorga buenos rendimientos. El sector inmobiliario ha demostrado históricamente que ofrece buenos rendimientos y sube su valor en el tiempo. En México hemos podido constatar que tras pasar el periodo de elecciones en Estados Unidos y la entrada de un nuevo gobierno, existe una menor incertidumbre por parte de los desarrolladores y los inversionistas se sienten más seguros al apostar por un proyecto inmobiliario.

Gana plusvalía con el tiempo. Por lo general un bien inmueble aumenta su valor a través del tiempo; esto depende de factores como ubicación, seguridad, accesibilidad, servicios, mantenimiento y desarrollos cercanos.

Existe baja correlación con los mercados financieros. Las inversiones inmobiliarias no suelen afectarse por la volatilidad, como las inversiones en acciones. Tienen a largo plazo una curva ascendente y absorben el efecto de la inflación.