La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) de la Ciudad de México, analiza la creación de un Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces (Fibra) para el desarrollo de vivienda social, el cual podría llamarse Fibravit.

El objetivo de este instrumento financiero es lograr que los trabajadores sin seguridad social puedan adquirir un inmueble, por lo que operaría mediante un sistema de vivienda en renta con opción a compra, donde el inquilino deberá acumular 300 rentas en 25 años para posteriormente tener derecho sobre la propiedad.

Armando Díaz Infante, presidente de la CMIC- CDMX, explicó que actualmente existen más de 30 millones de personas que laboran en el mercado informal, motivo por el cual no tienen acceso a un crédito hipotecario; sin embargo, cuentan con capacidad de pago y en muchos de los casos son ellos mismos quienes pagan su cotización al Infonavit o al Fovissste.

El líder de los constructores en la capital mexicana, destacó la importancia de crear Fibravit ante este panorama y el número de personas en el mercado que podrían beneficiarse de este mecanismo y añadió que para la construcción de vivienda social en renta con derecho a compra, el gobierno deberá aportar la tierra para alcanzar un valor máximo entre 800 y un millón de pesos.

Asimismo señaló que para ello deberá crearse una mutual, la cual se encargará de la emisión de certificados de renta, el control de los pagos a través de un sistema de puntos, esquema que permitirá al inquilino conocer si tiene derecho o no a la vivienda.

Este instrumento estará diseñado para que los inquilinos paguen rentas de aproximadamente  cinco mil pesos con una tasa fija anual de renta del 4%, recursos que entrarían de manera directa en la Fibra y donde los inversionistas podrían ser la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) o la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

Finalmente indicó que mediante este mecanismo una persona podría ser propietaria de una propiedad en un periodo de 25 años y aseguró que la tendencia de vivienda en alquiler continuará a la alza en los 20 próximos años, alcanzando niveles superiores al 35%, puesto que actualmente se ubica en 16 por ciento.