El director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, y el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, firmaron un convenio de colaboración para llevar a cabo de manera conjunta actividades académicas y de investigación en torno al Tren Maya.

A través del convenio, ambas instituciones planean generar un estudio de impacto socioeconómico y antropológico del Tren Maya por medio de la generación de una línea basal. Ésta medirá con objetividad estadística los impactos que son atribuibles al proyecto.

Algunas otras acciones que se proponen como parte del convenio son el uso de energías renovables para las comunidades en torno al Tren Maya, así como aspectos de transporte, movilidad, geotécnicos, manejo de agua, residuos y arquitectura bioclimática, entre otros.

Durante su intervención, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers subrayó que es un gusto colaborar en éste que es uno de los proyectos emblemático del sexenio. “Lo hacemos como Universidad de la Nación, comprometida con los fines del país”.

Por su parte, el director de FONATUR comentó que entre los objetivos del Tren Maya está el diálogo con instituciones académicas y científicas, ya que garantizan la objetividad y brindan elementos de respaldo para la toma de decisiones basadas en la ciencia.

“Un proyecto como es el Tren Maya requiere del sustento de las instituciones académicas del país y de una colaboración cercana entre el gobierno y la comunidad científica. Además, el apego a la ley será un eje rector del proyecto, tanto en lo que respecta al medio ambiente, como a las comunidades y pueblos indígenas en la zona de influencia”, dijo.