Conéctate con nosotros

Automotriz

Los pequeños transportistas operan sin herramientas: Sendengo

Publicado

en

A pesar de que 65% de los prestadores de servicios en la industria de transporte de carga son micro y pequeñas empresas, con menos de 30 camiones cada una, operan de manera empírica y no cuentan con las herramientas necesarias para enfrentar los problemas que el mercado demanda, aseguró Patricio González, CEO de Sendengo, plataforma mexicana líder en la asignación de cargas.

En entrevista, precisó que los hombres camión mexicanos enfrentan grandes retos pese a que el comercio de productos y mercancías al interior del país ha experimentado una expansión mayúscula en los últimos años gracias al aumento de las importaciones y exportaciones entre México y Estados Unidos, así como por el estallido del comercio electrónico a raíz de la pandemia.

González indicó que, tan solo en 2021, el comercio creció 26% en México, de acuerdo con el Buró de Estadística del Transporte (BTS por su sigla en inglés) y ante los retos que enfrentan, deben apostar a ser un sector cada vez más dinámico.

“En Sendengo entendemos la industria y usamos tecnología para hacer más sencillos sus procesos, creando así una oferta de transporte antes no disponible. Esto genera una mayor disponibilidad de unidades y mejores niveles de servicio para nuestros clientes, incluso en algunos aspectos, un mejor servicio que las grandes líneas de transporte”, aseguró.

Para González, el problema está bien focalizado como lo arrojó un diagnóstico donde se detectó que la generación de la Carta porte ha complicado su operación.

“Alrededor de 90% de las empresas de logística tradicionales han dejado este trámite fiscal en manos del hombre camión o de las pequeñas líneas de transporte, las cuales deben resolver cómo realizar este complicado trámite de manera autónoma. Los transportistas han optado por utilizar un sistema propio de logística que les permite controlar su administración, o pagar a un contador para que les realice el trámite, y otros han buscado asesoría en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para poder emitir la carta que se les exige para poder seguir operando”, indicó.

Además, señaló, este proceso requiere más de 180 datos, el timbrado del documento y se debe realizar al momento de cargar mercancía, lo que implica un trabajo adicional al pequeño transportista en el momento de preparar la salida de la carga.

El CEO de Sendengo, agregó que la generación de este documento ha provocado pérdidas millonarias al sector en los primeros meses del 2022, como lo aseguró la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram) de Nuevo León.

En materia de seguridad y rutas, expuso que el segundo problema que enfrentan los transportistas en el país son delitos como asalto a operadores, robo a mercancía y de unidades.

“El reporte de Inteligencia de Robo de Carga del Q3 de 2021 de Sensitech señala que en ese trimestre se registraron 4,958 robos al transporte de carga en México. Nueve de cada 10 ocurrieron mientras la unidad estaba en tránsito y en ese mismo número de casos, los transportistas fueron víctimas de secuestros exprés.”

Resaltó que las rutas más peligrosas para los transportistas son el Estado de México, Puebla, Michoacán, Guanajuato y Veracruz; donde se concentran 72% de los delitos cometidos contra el gremio.

En cuanto a profesionalización y capacitación, dijo que son insuficientes, aun cuando las grandes empresas buscan que sus proveedores de transporte cuenten con certificaciones como R-Control y tengan SUA, lo que limita las posibilidades de trabajo del hombre camión y las pequeñas líneas de transporte a la distribución de mercancía de bajo costo.

Actualmente, solo 25% de los transportistas atienden a clientes de industrias más grandes, como la alimenticia, la automotriz, la manufacturera o productos de importación.

Además, añadió Patricio González, a esta falta de certificados se suma la poca profesionalización que tienen para administrar su negocio; la mayoría de ellos no cuenta con educación financiera y legal, lo que dificulta que sus pequeñas empresas puedan escalar a un modelo mayor.

Especialmente porque el crecimiento del comercio, así como de las importaciones y exportaciones en 2021 han incrementado la demanda de servicios de transporte eficientes, con costos competitivos y que cumplan con los requisitos operativos.

“Un análisis de Sendengo reveló que este nuevo requerimiento se debe, en su gran mayoría, al incumplimiento de contrato de proveedores actuales, lo que supone un proceso largo y muchas veces desgastante para las empresas, que requieren movilizar su mercancía de inmediato”, precisó.

En torno a la disponibilidad de unidades, el estudio arrojó que, al estar en busca constante de clientes y carga, las pequeñas empresas de transporte no cuentan con información suficiente de cuándo podrán entregar la carga y liberar su unidad para atender a un nuevo cliente y esta falta de datos reales representa pérdidas para el hombre-camión, pues no es posible preparar las unidades en tiempo y forma cuando existe incertidumbre sobre los viajes, el tiempo de carga y descarga, y la disponibilidad de sus camiones.

“Un ejemplo reciente de lo que hemos hecho por ellos, fue el haber utilizado nuestra tecnología para hacer interfaces con grandes embarcadores y así emitir automáticamente la carta porte con los nuevos requerimientos de timbrado por parte del SAT”, concluyó.

 1,528 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.