Conéctate con nosotros

Destacada

Caen 40% rentas en segmento retail; ADI analiza plan de reactivación

Publicado

en

La Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) y la consultora McKinsey & Company realizaron un foro virtual en el que analizaron efectos e implicaciones que el Covid-19 tendrá en la vida y hábitos de los mexicanos.

En el evento, concluyeron que el sector inmobiliario y las industrias relacionadas con la construcción y los bienes raíces tendrán que adaptar sus modelos operativos, de negocio y comerciales para responder a esta “nueva normalidad”.

En la conferencia que se realizó ayer en la que participaron el presidente de la ADI, Enrique Téllez  y socios, ejecutivos nacionales e internacionales de McKinsey, patrocinadores de The Real Estate Show, se habló de cómo este tipo de ejercicios buscan incentivar de forma proactiva el análisis de ideas y visiones que permitan reactivar al sector.

Temas diversos

Se abordaron propuestas sobre cómo la industria inmobiliaria podría convertirse en un detonante de la recuperación económica nacional y como generador de empleo; como ejemplo, la Asociación destacó los 4.5 millones de empleos directos e indirectos que se generaron a nivel nacional en 2019 por la industria inmobiliaria.

“Con estos seminarios, nos propusimos abordar los desafíos que tenemos como país, sobre todo en un contexto nacional e internacional que ha sido complicado y que representa muchos retos para el desarrollo de la industria inmobiliaria y de la economía en su conjunto”, señaló Enrique Téllez.

En su oportunidad, Pablo Ordorica, Socio Senior de McKinsey & Company, señaló que el impacto del Covid-19 en la construcción se verá reflejado mayormente en 2020 y la recuperación del sector se empezará a dar de forma gradual a partir del 2021.

Los especialistas aseguraron que el panorama en México es retador para cada uno de los segmentos de esta industria. En el caso de la vivienda, la contingencia ha disminuido las expectativas de compra de casas nuevas en los próximos 12 meses, en tanto que para el segmento retail -donde cerca de 200 cadenas comerciales suman más de siete semanas sin abrir tiendas-, ha provocado descuentos en las rentas de hasta 40%, en tanto que a nivel Ciudad de México, se presenta ya una sobre oferta en la parte de oficinas.

Recuperación por etapas

Explicaron que frente a las condiciones de la “nueva normalidad”, las empresas del sector inmobiliario deben atravesar y superar cuatro etapas: la primera, denominada Resolver, se presentó una vez que comenzó a diseminarse el coronavirus en todo el mundo, y consistió en la habilidad de las empresas para asumir los desafíos que la pandemia representó en su fuerza de trabajo, clientes y socios; en la segunda, Resistir, debieron atender retos de dirección y gestión de efectivo a corto plazo, así como resistir con el cierre parcial de operaciones y los efectos del golpe económico.

La tercera etapa llamada Regresar -que es la que atraviesa actualmente el país-, es crucial, pues dado el alto grado de incertidumbre, las industrias deben desarrollar planes específicos que respondan a los escenarios más probables, para así tratar de recuperar el ritmo con que se desempeñaban y recuperarse con rapidez, y la cuarta, Reimaginar, en la que para regresar de manera exitosa, las industrias tendrán que reimaginar cómo serán las nuevas condiciones del mercado para sortear los desafíos y adaptar su oferta como industria.

Optimización de espacios

De acuerdo con McKinsey, en el caso de Oficinas, las empresas inmobiliarias deberán optimizar los espacios para responder a un menor número de trabajadores y densidad. Al respecto, Ordorica añadió, “esperamos una caída en los arrendamientos de oficinas estándar y una mayor demanda de arrendamientos flexibles y fáciles de ampliar, pues 70% de los inversionistas están considerando una reducción en los espacios con el objetivo de reducir costos”.

En Retail, se prevé un leve aumento en el tráfico en las tiendas de conveniencia y de cercanía, además de que se está acelerando la reconversión de las tiendas físicas hacia el comercio electrónico, lo que podría afectar la superficie de retail, ante lo que surge el reto de cómo los desarrolladores pueden aprovechar este cambio, y en el caso del turismo el desafío estará en que esta industria pueda ofrecer al mercado experiencias digitales para tratar de recuperar clientes.

“El sector inmobiliario en México está teniendo que adaptarse rápidamente a la pandemia. Para aquellos que piensan y esperan que las cosas vuelvan a ser como eran, les garantizamos que no lo serán. Es mejor aceptar la realidad de que el futuro ya no se ve cómo lo veíamos antes y comenzar a pensar en cómo hacerlo funcionar. Sin un esfuerzo conjunto entre todos los jugadores de la industria, será muy difícil conseguirlo”,  aseguró Alberto Saracho, Asesor Senior de McKinsey & Company.

 702 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *