Conéctate con nosotros

Destacada

En diálogos virtuales, discuten efectos urbanos del COVID-19

Publicado

en

La contingencia por el COVID-19 ha dejado ver la necesidad de contar con políticas públicas territoriales que faciliten el impulso de mejoras en la salud pública.

Ante ello, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y la Secretaría de Salud, con el apoyo de Cities Alliance, ONU Hábitat y la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ), arrancaron el ​“Ciclo de Conversatorios y Webinarios: los desafíos del desarrollo territorial ante el COVID-19”, para analizar mecanismos a implementarse territorialmente.  

Durante la apertura, Román Meyer Falcón, titular de Sedatu, dijo que la coyuntura sirve para reflexionar sobre la importancia de las condiciones de habitabilidad de las viviendas en México, así como el diseño de procesos de planeación urbana y la interacción con autoridades estatales y locales.

“Como Estado mexicano tenemos que repensar cómo estamos diseñando los espacios públicos; los gobiernos municipales tendrán que reforzar lo que corresponde a la planeación de las localidades y concentrarnos en las zonas periféricas urbanas donde las condiciones de habitabilidad de las viviendas tienen una notoria carencia. Necesitamos impulsar una política de vivienda mucho más sustancial y adaptable a las necesidades de las comunidades y barrios periféricos de las ciudades”, explicó.

Salud, prioridad a replantear

Ricardo Cortes Alcalá, director general de Promoción de la Salud, señaló la necesidad de contar con políticas pública que impulsen la salud; así como el análisis de los determinantes sociales, económicos y educativos.

“Las políticas territoriales para proteger la salud pública se deben ver desde esta perspectiva; mejorar el entorno fisico en el que vivimos para poder ser menos sedentarios, hacer más ejercicio, vivir mejor, ofertar mejores alimentos y con eso, vamos a disminuir la curva epidémica de obesidad”, detalló.

En su intervención, Anaclaudia Marinheiro Centeno, gerente regional para América Latina y el Caribe de Cities Alliance, afirmó que el COVID-19 ofrece la oportunidad de plantear una reforma estructuctural respecto a la forma en que se trabajan las políticas urbanas, la gestión y gobernanza de las ciudades; con especial atención en aspectos sociales, económicos y ambientales, priorizando los asentamientos informales.

Eduardo Moreno, director de Investigación y construcción de capacidades de ONU-Hábitat en la oficina sede de Nairobi, Kenia, y titular interino de ONU-Habitat México y Cuba, recordó que en los últimos 20 años, las ciudades mexicanas crecieron con la misma estabilidad de pobreza y a nivel mundial, 70% de las ciudades fueron más desiguales, por lo que se pronunció a favor de repensar las regiones, sus funciones, espacios y mecanismos de articulación e intermediación con el mundo rural y urbano.

 744 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *