Conéctate con nosotros

Economía

QR, Edomex y NL con el mayor número de créditos para parejas del mismo sexo, Infonavit

Publicado

en

Quintana Roo, el Estado de México y Nuevo León son las entidades en las que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) ha otorgado la mayor parte de los créditos de vivienda para matrimonios del mismo sexo.

Según el organismo, en estas entidades se otorgaron 4 mil 220, 3 mil 736 y 3 mil 606 créditos para parejas del mismo sexo, respectivamente.

El Infonavit refirió que 62.2 por ciento de los créditos colocados entre parejas del mismo sexo se dio en 10 entidades, entre las que destacan estas tres además de Guanajuato, Coahuila, Puebla, Querétaro, Jalisco, Chihuahua y Baja California.

«Desde el inicio de la actual administración, en el Instituto se han realizado una serie de acciones en favor de la inclusión, como la conformación del Comité de Igualdad y No Discriminación, cuyo objetivo es conocer las necesidades y hacer valer los derechos de las personas que se identifican como parte de la población LGBTIQ+, dentro y fuera del Instituto», respondió la vocería del Infonavit a Grupo En Concreto.

De 2002 a 2022, en el Infonavit se otorgaron 43 mil 34 créditos a parejas del mismo sexo, lo que significó una derrama económica de 14 mil 340 millones de pesos.

Del total de créditos, 80 por ciento se han colocado durante la presente administración (2019-2022) con el lanzamiento de Unamos Créditos, programa que permite la unión de los montos de dos créditos, sin la necesidad de estar casados, para que las personas puedan acceder a una vivienda de mayor valor y mejor ubicación.

Desde 2009 la Ciudad de México aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo, el costo aproximado de la vivienda en la capital es de 3.1 millones de pesos, de acuerdo con Propiedades.com. Quintana Roo lo aprobó en 2012 y tiene un costo medio de 3.6 millones de pesos si se compra casa.

Coahuila, cuya aprobación fue en 2014, tiene un valor estimado de 1.9 millones de pesos. Mientras Chihuahua y Nayarit la aprobación se dio en 2015. En Campeche, Colima, Michoacán y Morelos el costo medio de una casa en venta va de los 2.1 a los 2.2 millones de pesos.

En tanto, para Baja California, cuya aprobación se dio en 2021, la media es de 1.9 millones de pesos y en Chiapas, 1.6 millones de pesos.

En lo que respecta a la operación del crédito conyugal, de 2002 a 2018, en el Infonavit se otorgaron 8 mil 628 créditos, lo que significó un financiamiento superior a los 2 mil millones de pesos.

«No fue necesario realizar una reforma legal para dar crédito de vivienda a personas de la comunidad LGBTIQ+, gracias a que desde su conformación este organismo tiene como uno de sus principales mandatos garantizar el acceso de todas y todos los trabajadores a una vivienda», indicó.

En el caso de los créditos solicitados en coparticipación, esquema que permite a dos derechohabientes unir sus créditos, en una primera etapa las parejas del mismo sexo solo debían estar casados para acceder a un financiamiento para compra de vivienda.

La firma de consultoría Statista señala que en 2020 se realizaron en el país casi 5 mil bodas del mismo sexo, lo que representa un incremento de 37.7 pro ciento en relación a año anterior; en suma, en México se realizan medio millón de enlaces matrimoniales al año.

Esto representa una oportunidad en la transformación de la vivienda también a nivel arquitectónico, que hoy supone el establecimiento de espacios que sólo contemplan estilos de vida heteropatriarcales, cuando se estima que sólo 24 por ciento de la población del país vive de dicho modo.

«La ley dice que es como mínimo lo que una vivienda tiene que tener. Una cocina, baño, dos recámaras, una más grande y otra más chica. La ley determina como debemos habitarlo. En esa descripción solo cabe una familia heteropatrialcal. No caben otras formas de comunidad, en México hay 67 comunidades reconocidas», dijo al respecto la arquitecta Tania Bilbao.

Por su parte, la también arquitecta Frida Escobedo indicó que el sistema actual está basado en el capital, toda vez que dijo, es más fácil seguir sobre dicho camino que buscar nuevas formas. En este tenor, la especialista afirmó que es necesario que desde la arquitectura se deje de lado el valor de intercambio y se privilegie el valor de uso.

«No hemos roto esos paradigmas. Romperlo implica muchas otras cosas, no solamente en la arquitectura. Tiene muchas aristas y hay que empezar a romper esos paradigmas. No hay tiempo de seguir construyendo de la misma manera», concluyó la también especialista Rozana Montiel.

 18,817 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.