Luego de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre un presunto conflicto de interés, Guillermo García Alcocer, comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), rechazó la posibilidad de renunciar a su cargo.

Por Ana Martínez

En conferencia de prensa, el comisionado detalló que no tiene ningún conflicto de interés por su cargo, ya que la empresa en donde labora el hermano de su esposa no pertenece a la CRE.

Asimismo, comentó que la empresa en donde está el primo de su cónyuge pertenecía a la comisión antes de que él tomara protesta de su cargo, por lo que no influyen sus decisiones en en beneficio de ninguna compañía.

“Desde 2016 que laboro en la CRE mi único propósito es servir al país. Yo voy a continuar mi trabajo”, aseguró.

También manifestó que su trabajo es garantizar un piso parejo, por lo que entre 2017 y 2018 impusieron 62 sanciones, por 161 millones de pesos, principalmente de particular es hacia la comisión.

“Tan sólo en 2018 hubo 698 juicios de amparo contra alguna sanción que impusimos. No hay sector que no ejerza este derecho”, indicó.

Afirmó que sí ha tenido discusiones con el nuevo gobierno, porque aunque el sector energía contribuye al desarrollo económico del país, las herramientas entre ambos son diferentes.