Durante el mes de diciembre de 2018 y tomando cifras originales, la Producción Industrial (PI) mostró en diciembre un retroceso significativo de-2.5% anual, por debajo de nuestro pronóstico de -1.6%. La mayor fuente de debilidad en el crecimiento de la PI provino de la actividad minera, y en particular, de la producción de petróleo y gas, que en diciembre disminuyó, -8.4% y en todo el año -5.5 por ciento.

Por Víctor M Ortíz Niño

En una nota oportuna, Arturo Vieyra, analista de Citibanamex, detalla que también la construcción mostró malos resultados al final del año con una caída anual de -4.3% en diciembre, con lo que promedió el año con un escaso avance de sólo 0.6%.

Agrega que, por su parte, la manufactura tuvo un desempeño positivo al crecer 1.7% en todo el año, pero mostró una franca desaceleración hacia finales del año con un crecimiento anual de 0.2% en diciembre.

De acuerdo al analista, el comportamiento agregado de la PI implica un avance promedio en el 2018 de 0.2%.

Opina que lo anterior se debe a La persistente caída de la producción de petróleo, la reducción en la inversión pública, la reducción en la inversión pública, la reciente desaceleración del mercado local, y también, pero en menor medida, el de exportaciones; todo ello frena la actividad de este importante sector de la economía que aporta casi una tercera parte del PIB.

También señala que tomando cifras desestacionalizadas, respecto a noviembre la PI mostró de nueva cuenta una reducción de 0.4%, con lo que acumula tres caídas mensuales consecutivas. A su interior, salvo la construcción que mostró un ligero repunte de 0.6% mensual, el resto de sus componentes se contrajo: minería -0.8%, electricidad gas y agua -3.8% y manufacturas -0.7 por ciento.