Conéctate con nosotros

Automotriz

Arrendamiento de autos alcanzaría el 5% de las ventas totales en México: Bitcar

Publicado

en

El contexto económico de alta inflación y de tasas de interés permite ganar espacio al arrendamiento de autos, que podría alcanzar hasta el cinco por ciento del total de unidades vendidas en el siguiente lustro, de acuerdo con estimaciones de Bit Car.

“El contexto abrió ventanas de oportunidad a otras opciones financieras como por ejemplo el arrendamiento de autos”, explica Roberto Esparza, director de BitCar, plataforma mexicana de arrendamiento vehicular en línea para personas físicas que integra tecnología de última generación y busca resolver las necesidades de movilidad en México.

Una de las constantes que ha habido a lo largo del año, ha sido el crecimiento de la inflación que, de acuerdo con datos reportados por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) a la primera quincena de julio alcanzó un nivel anual para el índice de precios general de +8.16% y en el caso de los vehículos + 8.67 por ciento. Junto con la aceleración inflacionaria, también se decretaron incrementos en las tasas de interés bancarias, lo que ha comenzado a afectar los distintos tipos de interés, y reducido las posibilidades de acceder a una unidad con métodos tradicionales de financiamiento como el crédito.

En el caso de la tasa del crédito automotriz, se ha mantenido alta y estable durante todo el año debido al contexto. “Cuando empezó el problema de abasto, se volcó todo el modelo hacia la rentabilidad y por eso la tasa fluctúa entre el 15 y el 19 por ciento  contando bancos y financieras”, explica Gerardo San Román, director de Jato Dynamics para América Latina.

De acuerdo con su análisis, el mercado se ha adaptado a raíz del problema de abastecimiento, que ha hecho que los actores de la industria busquen rentabilidad a través de alternativas, sobre todo digitales, así como otras formas de financiamiento como el arrendamiento y el mercado de unidades seminuevas.

Según estimaciones de Bitcar, más del 99 por ciento  de los arrendamientos que se dan en el país son para fines fiscales, contratados por empresas o personas físicas con actividad empresarial. No obstante, hay expectativas de crecimiento. “Si mejora la disponibilidad de inventario, que esperamos puede darse a partir de la segunda mitad de 2023, podemos aspirar a que, en el mediano plazo, es decir en tres o cuatro años, el arrendamiento vehicular de personas físicas represente el 5% de la venta total de autos del país”, comenta Ken Charles, director digital de BitCar.

El esquema de arrendamiento que propone BitCar es para personas físicas, y la principal ventaja que ofrece es el ahorro en la descapitalización inicial que implica la compra de un auto nuevo o seminuevo, ya que no hay enganche, sino que se paga sólo una, dos o tres rentas dependiendo del historial crediticio del usuario.

“El arrendamiento permite un ahorro que puede fluctuar entre el 15 y el 35 por ciento en capitalización inicial y mensualidad en el caso de autos nuevos y hasta 60% en el de seminuevos”, aclara Roberto, quien agrega que el dinero ahorrado en el pago inicial puede ser invertido por la persona para otros bienes o servicios que se revaloricen con el tiempo, ya que un auto, pierde hasta el 50% de su valor en los primeros dos años de vida. Así, el arrendamiento tiene un impacto positivo en las finanzas personales del usuario.

Según Jato Dynamics este año esperan que las ventas se acerquen al millón 50 mil unidades, lo que representa una diferencia mínima con 2021, donde se vendieron un millón 14 mil. En arrendamiento, estiman que la tasa de representatividad se mantenga entre el 4,8% y el 5% de las unidades nuevas colocadas al cierre de 2022.

“Esperamos que para 2026 se puedan alcanzar los niveles de venta de 2016 y 2017 de en torno al millón 500 mil unidades vendidas”, cuenta Gerardo quien agrega que el crecimiento va a ser paulatino y conservador, porque el mercado se expandió de forma artificial en los años anteriores con planes de financiamiento muy agresivos y ahora, en cambio, “vemos que el mercado se está reorganizando, con otros instrumentos de compra como seminuevos y arrendamiento y márgenes más reales”.

Desde la Asociación Mexicana de Arrendadoras de Vehículos (AMAVE) consideran que entre los principales retos a venir en 2023 se encuentran las afectaciones que puedan provocar en el sector a nivel mundial los conflictos que existen y la falta de proveeduría de vehículos nuevos. No obstante, creen que el panorama es alentador y hay posibilidades de crecer a niveles más altos que en 2019.

 1,652 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *