Conéctate con nosotros

Especial

INVI hace esfuerzos para dotar de vivienda a sectores vulnerables: expertos

Publicado

en

Expertos coinciden en que los programas de vivienda social que ha puesto en marcha el Instituto de Vivienda de la Ciudad de México (INVI) hacen esfuerzos y han cambiado a esquemas que les permite atacar de manera diferente la falta de una vivienda para los sectores vulnerables de la ciudad.

Según datos de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), se necesitan más de 532 mil nuevas viviendas en México, pero solo se construyeron 297 mil casas en 2021.

Y la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) ha señalado que al ritmo que se lleva en producción de vivienda llevaría 44 años satisfacer la demanda.

El arquitecto Enrique Soto Alva, coordinador de la Licenciatura en Urbanismo, de la UNAM, señaló en entrevista con Grupo En Concreto que mientras el suelo o el recurso de los terrenos del suelo esté en manos de los privados y se quiera construir vivienda económica  bajo la lógica de rentabilidad es imposible atender a grupos vulnerables, no va alcanzar el dinero para construir vivienda y abatir los costos de suelo y de la construcción de los materiales porque la inflación en tiempos post pandémicos impacta cada vez más, afirmó

“El valor del suelo se ha incrementado y esto impacta en el valor de la vivienda, en promedio depende las fuentes, dijo, anda de 11 a 15 mil pesos por m2, esto impacta en valor de construcción de la vivienda”, afirmó el urbanista.

Apuntó que los procesos de selección de personas en situación de vulnerabilidad en el INVI han cambiado, porque en años anteriores estaba cooptado por líderes y estaba documentado como se beneficiaban pidiendo cuotas o apropiándose de viviendas, “han ido eliminado intermediarios”.

En relación con el tema del agua, expresó que más allá de que falte, “es un tema de mala distribución”, y ahora los programas de vivienda tienen que garantizar la disposición del líquido.

El urbanista señaló que el 50 por ciento de la población que gana menos de cuatro salarios mínimos invaden barrancas, zonas de valor ambiental, de ahí que programas como “Vivienda en Conjunto” son una opción para que este sector de la población acceda a una vivienda asequible porque sin el apoyo del gobierno no habría otra manera de acceso.

Alertó que Fondo Nacional de Habitaciones Populares, con dos por ciento de su presupuesto tiene que atender a ese 50 por ciento de la población por lo que urgió a elevar el presupuesto de estos organismos.

Para la arquitecta Sara Topelson de Grinberg, del Centro de Investigación y Documentación de la Casa (CIDOC), lo programas de vivienda para sector vulnerables, “son buenos” porque a las personas de menores ingresos, les da la posibilidad de tener una casa, “ahora deberíamos dar un paso más y que la vivienda esté en un sitio urbanizado donde se tengan los servicios básicos”.

Se necesitan un lugar donde comprar víveres, una farmacias, escuela y espacio público donde jugar. Entonces la vivienda sola como la conciben es un solo elemento, pero debe estar integrado en un entorno por esos a través de los siglos las ciudades crecían despacio porque necesitaban consolidar el tejido urbano, señaló la arquitecta.

Señaló que 2021 fue un año en que hubo más inversión en vivienda, se restructurarón hipotecas, se dieron muchos apoyos directos a la vivienda social, “el problema ha sido que en 2022 hubo encarecimiento de costos de vida y de materiales de construcción, que incide en la producción de vivienda”.

Vivienda en Conjunto

El Programa de Vivienda en Conjunto desarrolla proyectos en condominio para la población más vulnerable de la ciudad con el fin de optimizar el espacio habitacional con servicios y equipamiento urbano, garantizando el derecho a una vivienda adecuada y digna. De diciembre de 2018 a julio de 2022, este programa realizó 24 195 acciones de vivienda con un presupuesto ejercido de alrededor de $4 500 millones; estas acciones consisten en:

  • 7 016 financiamientos (créditos para la adquisición de vivienda).
  • 1 908 apoyos para pago de renta (dirigido a familias reubicadas por situación de riesgo o durante la ejecución de obra pública).
  • 6 830 ayudas de beneficio social para implementar esquemas de sustentabilidad (ecotecnias para ahorro de agua o energía e instalación de calentadores solares) en las viviendas financiadas por el Gobierno de la Ciudad.
  •  8 441 ayudas de beneficio social por capacidad limitada de pago (dirigidas a familias con ingresos de hasta tres salarios mínimos), para que logren acceder a financiamientos para vivienda nueva.

 En el periodo de diciembre de 2018 a julio de 2022, se concluyó la edificación de 6 446 viviendas y 127 locales comerciales; se entregaron 6 406 viviendas en 11 alcaldías de la ciudad. Se encuentran en proceso de construcción 7 685 viviendas y 141 locales que beneficiarán a más de 26 000 habitantes.

 2,187 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *