Conéctate con nosotros

Bancos

Por COVID-19 Bancos Centrales deben apoyar a mercados financieros: CI Banco

Publicado

en

El área de análisis de CI Banco señalan en un comentario que los mercados financieros esperan en marzo una vacuna de estímulos monetarios de los bancos centrales, ante la incertidumbre por la propagación global del virus COVID-19, debido a que exagerados o no, los inversionistas se han anticipado al peor escenario, que sería una recesión económica global.

En el texto los especialistas recuerdan que los primeros datos en China muestran ya una fuerte contracción de la industria manufacturera (el PMI del sector bajó a un mínimo histórico); mientras que la OCDE recortó en cinco décimas su estimación de crecimiento mundial para 2020.

De esta forma, ante el imprevisible impacto económico que pueda tener la epidemia, los mercados le están apostando a que entrará en juego el gran comodín que ha salvado a la economía en repetidas ocasiones: la acción de los bancos centrales (sobre todo en EUA).

Sin embargo, el espacio con el que cuentan los Bancos Centrales de países desarrollados, en su política monetaria, para hacerle frente a una posible depresión económica por el COVID-19 es muy limitado. No sólo eso, sino que además generará un mínimo estímulo económico, ya que las afectaciones provienen de un shock de oferta.

Los analistas opinan que los principales bancos centrales están al límite de sus herramientas de política monetaria, pero para el inversionista que se ha vuelto adicto a los estímulos monetarios, sería la solución ideal para contener su incertidumbre y revertir su aversión al riesgo.

Agregan que, en los últimos días, se han presentado pronunciamientos de los bancos centrales en el sentido de que están al pendiente del impacto del COVID-19, en los mercados y en el desempeño económico.

Estas recientes declaraciones han sido consideradas inusuales en los mercados, y ha avivado las especulaciones de que las autoridades monetarias puedan estar preparándose para una acción concertada, como la que se llevó a cabo en 2007, en 2008 y en 2011 entre el BCE, la FED, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, para respaldar los mercados ante aumento de las presiones en los mercados de fondos a corto plazo.

Además, el Banco de Japón (BoJ) se ha comprometido a aportar amplia liquidez a través de compras de activos ante las señales de incertidumbre en los mercados financieros globales. El Banco Central Europeo (se reúne el 12 de marzo) y el Banco de Inglaterra (26 de marzo es la siguiente reunión) también declararon que están trabajando para asegurar que se tomen medidas para reducir las tensiones existentes en los mercados monetario e interbancario.

Lo anterior no implica que desaparezca la volatilidad. Los vaivenes seguirán siendo característicos de las jornadas financieras, en medio de noticias sobre el avance de contagio del COVID-19 (que es probable que continúe subiendo exponencialmente fuera de China) y de noticias sobre esperanzas de que los bancos centrales tomen acciones para reducir el impacto económico.

 426 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.