Por Víctor M Ortíz Niño

Lucas Aristizibal, Director Senior de la Calificadora Fitch Ratings, señala que el anuncio realizado el 15de febrero por parte del Gobierno federal sobre las medidas de apoyo entorno a la reducción de la carga fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex) ya había sido incorporado en la última acción de calificación y no será suficiente para prevenir el deterioro de la calidad crediticia.

En un comunicado emitido en Chicago, el especialista manifiesta que, aunque la combinación de las medidas anunciadas para 2019 suman aproximadamente cinco mil 200 millones de dólares (mdd), pueden ayudar a que la empresa reporte un Flujo de Fondos Libre (FFL) neutral y no incremente el nivel de deuda; sin embargo, las inversiones en exploración y producción se mantendrán presionadas y no ayudarán a mejorar la producción y la disminución en las reservas.

Asimismo, detalla que el apoyo de referencia incluye mil 25º mdd de inyección de capital, mil 750 mdd de amortización anticipada de los bonos de gobierno recibidos para apoyo en obligaciones por pensiones en 2017 y 75º mmd de reducción en las transferencias al gobierno. Además, Pemex y el gobierno mexicano esperan generar mil 600 mdd en ahorros derivados de las medidas tomadas para reducir en el robo de combustible.

De acuerdo al análisis realizado, las medidas de apoyo anunciadas son menores que el rango de 12 a 17 mmd de requerimientos de efectivo anuales adicionales que Fitch estima que Pemex necesita para detener la caída en la producción y en el nivel de reservas.

Asimismo, el anuncio de la reducción de la carga fiscal es improbable que mejore el perfil crediticio individual en escala internacional de Pemex de ‘CCC’ y probablemente no cambiará la evaluación como “moderado” sobre el historial de soporte.

Como resultado, Fitch espera mantener una diferencia en la calificación internacional menor en dos niveles a la del soberano, y que la calificación de Pemex se mueva en línea con la calificación del soberano. Así mismo un deterioro continúo en el perfil crediticio individual de Pemex también podría ser negativo para la calificación de la compañía independientemente de una acción de calificación del soberano.

Agrega que mientras el perfil crediticio individual de Pemex este en ‘CCC’ o por debajo, Fitch continuará evaluando las consecuencias socio-políticas y financieras de un incumplimiento como “fuertes” y este indicador se reevaluaría a “moderado” conforme el perfil crediticio individual de la compañía se deteriore por debajo del nivel de calificación actual de ‘CCC’ en el tiempo.