El panorama económico de México no afectará la actividad de GAYA, esperan que 2018 continué como un año de consolidación, donde el orden y la transparencia en los procesos los acerque a más proyectos en sinergia contractiva con otras empresas.

Por David Romero 

En entrevista para EN CONCRETO, Alberto Laris Pacheco, socio director y director comercial de GAYA, indicó que lejos de ver el año como un periodo complicado, lo toman como un momento de oportunidad, donde la clave del desarrollo es la planificación y la continuidad.

Explicó que afortunadamente un factor clave en la consolidación de Gaya es el reconocimiento que ha tenido la empresa a lo largo del tiempo, lo cual le permite tener sinergia con diversos desarrolladores o empresas, tanto de la Ciudad de México, como en el interior del país.

Los segmentos inmobiliarios atractivos para este año son: edificios corporativos y oficinas, además de hotelería y universidades, este último debido a la llegada de nuevas instituciones educativas al país provenientes de Estados Unidos.

Por otro lado, el directivo indicó que en el tema de interiores este año estiman crecer entre 15 y 20% debido al importante crecimiento que tiene el mercado de oficinas en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, así como al repunte que está teniendo la hotelería en el país.

“También estamos metidos en el tema de interiores, mucho de lo que hacemos ahí es corporativo, hay muchos metros cuadrados disponibles nuevos y desocupados que nos darán la oportunidad de crecer entre 15 y 20% respecto al año pasado, otro sector muy fuerte para nosotros será la hotelería”.

CIUDADES ATRACTIVAS

Respecto a las ciudades donde estarán trabajando en 2018, Laris Pacheco indicó que San Miguel de Allende, Querétaro y tendrán actividad tanto en residencial como en el desarrollo de usos mixtos, pues observan que son ciudades que tienen una demanda creciente.

En San Miguel de Allende, ciudad donde la actividad turística está provocando una migración importante de la fuerza laboral y por ende gran demanda en el segmento residencial, esta empresa constructora colaborará en un proyecto llamado San Gabriel. “En breve comenzaremos a mover tierra, estamos afinando algunos temas de permisos y diseño, pero es un proyecto interesante que aportará mucho”.

“Estamos construyendo también un desarrollo mixto frente al acueducto en Querétaro y la Avenida Bernardo Quintana, el proyecto contempla un hotel de cinco estrellas con spa, área comercial, residencia y corporativo. Es un uso mixto completo de aproximadamente 120 mil metros cuadrados”.

En Puebla, de acuerdo con el directivo, Gaya trabajará en la construcción de un uso mixto de 123 mil metros cuadrados con comercio, hotel y oferta residencial, el cual es proyecto del despacho Serrano Monjaraz Arquitectos y buscará fortalecer la parte sustentable con certificaciones Leed.

COMUNIDADES PLANEADAS

Durante la charla, comentó que una tendencia que está cobrando fuerza en la industria es el desarrollo de Ciudades planeadas, similares a Angelópolis, donde no sólo se lograr integrar diversos usos de suelo, sino también densidades y servicios, de tal forma que diferentes segmentos de la población logren cohabitar de una manera ordenada y con calidad de vida.

“Cómo se pusieron de moda los usos los usos mixtos, ahora estamos hablando de las comunidades planeadas: mezcla de densidades, usos de suelos, amenidades y servicios. Los desarrolladores se han dado cuenta que la gente no puede vivir aislada de la otra. De ahí que no solo se destine a un segmento del mercado: residencial, medio o interés social”.

Agregó que este tipo de complejos comienzan a tomar fuerza en estados como Yucatán o Quintana Roo, luego que en la actualidad se desarrollan algunos proyectos de este tipo en las ciudades de Mérida, Cancún.

AÑO DE CONSOLIDACIÓN

Sobre la actividad de 2017, el directivo indicó que, si bien fue un periodo retador por los sismos, el ajuste presupuestal del gobierno, para ellos fue un año de consolidación donde lograron terminar proyectos grandes e importantes –universidades, desarrollos residenciales, entre otros inmuebles– e iniciar otros en ciudades como Puebla, San Miguel de Allende o Querétaro.

“Estamos muy contentos de la consolidación que tuvimos el año pasado, unos proyectos que terminaron exitosamente y otros arrancaron con buenos procesos y mucha disposición para originar buenas perspectivas hacia delante”.