El sector hipotecario en México deberá crecer en los próximos años 12.9% si desea alcanzar para 2025 una participación en el Producto Interno Bruto (PIB) del 20 por ciento.

Por Ariana Cruz Abeyro y David Romero

Texto publicado en la revista Tu Guía En Concreto no. 74

Enrique Margain, director del Comité de Crédito Hipotecario de la Asociación de Bancos de México (ABM), explicó que en la actualidad el crecimiento promedio anual del sector es marginal con incrementos de 0.3% en número de créditos y 14% en monto, por lo cual trabaja en el Proyecto 20/25 para encontrar las áreas de oportunidad de esta industria.

“Se ha identificado la necesidad de atender los cuellos de botella con acciones como: oferta de productos de crédito,  evolución  y  crecimiento  de las entidades financieras, captación y fondeo, mercado secundario y de valores”.

Agregó que atender a los no afiliados representa una gran oportunidad de la banca. “Vemos una gran oportunidad de la banca para participar en este mercado, mucho del rezago habitacional se concentra en esta población. Con las opciones actuales solamente se atiende a las familias de los segmentos formales y a los que presentan alguna característica de formalidad (mixtos)”.

Según estimaciones de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) en México entre 10 millones y 11 millones de familias carecen de una vivienda adecuada, de los cuales el 60% de la población no cotizan en el Infonavit o Fovissste.

De acuerdo con la ABM, el saldo de la cartera hipotecaria en México como porcentaje del PIB es de 11%, sólo por encima de países perteneciente a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como Brasil, Turquía e India que registran niveles que oscilan entre 8 y 9%, mientras que países como Chile asciende a 24 por ciento.

La cartera hipotecaria, se encuentra en un ciclo alcista debido a la estabilidad económica del país, representando hoy 16% del total  del  portafolio de créditos, lo que equivale a 789 mil millones de pesos, mientras que en el año 2000 era del 13 por ciento.

Actualmente, el portafolio  hipotecario  tiene  un valor de 2.4 billones de pesos, de los cuales el 87.7% corresponde a créditos para adquisición, 5.4% al pago de pasivos, 4.3% al financiamiento de ampliación y mejoramiento, a la vez que el 2.6% restante a liquidez.

PRODUCTOS HIPOTECARIOS A INNOVAR

Enrique Margain, consideró que hay rubros donde no se encuentra adaptada a las necesidades integrales de las personas, mismas que varían de acuerdo con los cambios en su ciclo de vida.

En ese mismo sentido, señaló que la oferta tampoco ha mostrado avances acordes al crecimiento poblacional y las necesidades de uso crediticio, mismas que son determinadas por el estilo de vida de los usuarios.

Productos hipotecarios insuficientes.- Mencionó que de 20 a 30 años se muestra una solución hipotecaria de renta con opción a compra insuficiente, mientras que en el bloque de 30 a 40 años podría mejorar la calidad de productos como la adquisición de lote o la adquisición de lote y construcción simultánea.

Asimismo, el especialista hipotecario consideró que la opción de un tercer crédito para personas con edades entre 60 y 65 años, tampoco ha mostrado avances, a fin cubrir las necesidades de los clientes y usuarios de la banca.

Productos hipotecarios inexistentes.- Señaló que para quienes tienen entre 20 y 30 años de edad no hay un esquema de enganche- ahorro que le permita contar con acceso a la vivienda, mientras que para el rango de 30 a 40 años no existe un sistema de hipoteca digital o la posibilidad de ejercer un crédito para la regularización de su vivienda.

Hacia los 40 y 45 años, las personas prefieren realizar modificaciones a su vivienda, pero no existe un crédito hipotecario para equipamiento, mientras que     otros   prefieren ampliar su patrimonio y modificarlo; sin embargo, no existe un financiamiento que les permita realizar dicha acción de manera simultánea.

Las personas que se ubican entre 45 a 60 años de edad observan lejanas soluciones como hipoteca digital, quienes tienen entre 60 y 65 años no tienen acceso a un crédito para la adquisición de un inmueble de inversión.