Dentro de un mundo empresarial cada vez más globalizado y competitivo, con muchas opciones para hacerlo, los inversionistas buscan invertir su dinero de manera eficiente reduciendo en la mayor medida los riesgos.

Por: Alejandra Solís Ramírez, Financial Intelligence F&F

Una de las opciones dentro de este ambiente son las franquicias, cuyo modelo de negocio exitoso y probado resulta ser atractivo para los inversores, debido a la garantía de ventas y sobrevivencia del negocio.

En México, según la Asociación Mexicana de Franquicias, existen, a cifras de 2018, alrededor de 1,848 marcas franquiciantes, donde 90% de ellas son mexicanas, es decir, alrededor de 1,663 son nacionales, con un crecimiento promedio del sector del 11%.

Ahora bien, si realizamos la comparación de este porcentaje con el crecimiento promedio del país (2.1%, BANXICO 2018), este sector resulta altamente dinámico.

Con ello, se puede afirmar que un universo de 1848 empresas franquiciantes es un ambiente sumamente competitivo. Dos preguntas clave son las siguientes: ¿Cómo ser sobresalientes en este sector? ¿Cómo lograr ser una opción atractiva para los inversionistas potenciales?

Una forma eficiente de dar respuestas a esto es dar la mayor certidumbre posible al futuro inversionista sobre los retornos de su capital y el comportamiento financiero de su franquicia.

Es sumamente común que en México las empresas franquiciantes se centren en otorgar franquicias con el mayor dinamismo posible, con el fin de hacer crecer su marca y con ello absorber su tiempo en dar asistencia técnica para el funcionamiento de las mismas.  Pero, en lo que muchas fallan, es dar también seguimiento a un punto vital del negocio: el financiero.

Cuando un Sistema de Franquicias se desarrolla, se establecen los modelos financieros que las nuevas unidades tendrán; sin embargo, con el paso de los años, la empresa y el mercado cambia. Es ahí donde muchos franquiciantes fallan, al no actualizar esta información a los modelos financieros.

Debido a lo anterior resulta de vital importancia que una vez desarrollado e implementado el Sistema de Franquicia, se realice una actualización de su modelo financiero al menos cada año con el fin de proporcionar los números más reales posibles.

La necesidad de actualización de un modelo financiero de franquicia puede tener motivos muy variados, todo dependerá de las correspondientes necesidades de la empresa, algunos ejemplos pueden ser los siguientes: 

a)         Necesidad de actualización de precios por múltiples factores, tanto internos como externos o por una combinación de ambos. 

•           Por movimientos de la inflación. Incrementos o disminuciones en la inflación pueden afectar costos y gastos de la operación por lo que se debe analizar si será necesaria una actualización de precios y en qué porcentaje deberá ser. 

•           Por cambios en el mercado. La observación del mercado en el que la empresa franquiciante se mueve le permitirá realizar ajustes de precios teniendo en cuenta a la competencia con el fin de ofrecer un precio competitivo.

Imaginemos un negocio que vende crepas. Los insumos necesarios para elaborar este producto serían huevo, harina, mantequilla, leche, fruta y lechera. Ahora bien, supongamos que a finales de 2018, el costo de todos estos ingredientes es de 25 pesos por crepa, con un costo de 50 pesos y que el gobierno anuncia una inflación aproximada del 4 por ciento.

Lo más lógico sería asumir que el costo de los productos va a salir un 4% más caro (sólo tomando en cuenta el dato anunciado de inflación). Por lo que tenemos ante nosotros las siguientes alternativas: 

Incrementar el precio de una crepa, a $51 pesos, es decir, trasladar la inflación al consumidor, con el riesgo de perder consumidores, pero sin afectar el nivel de rentabilidad del producto.

  1. Absorber el incremento esperado en costos, cuidando el bolsillo y la preferencia de sus clientes, pero disminuyendo el nivel de rentabilidad del producto del 100% al 92%.
  2. Incrementar el precio solo de manera parcial, con el fin de absorber la parte restante.

Desde el punto de vista de servicio al cliente, la mejor opción es la segunda, pero, para poder tomar una decisión precisa, se debería analizar si el Modelo Financiero del Negocio soporta la absorción de dicho incremento. 

b)         Modificación de productos y/o servicios. Cuando una empresa realiza una variación en su oferta de valor o producto, y esta implica un costo, se debe realizar un ajuste a su información financiera a fin de llevar un control y rectificar la rentabilidad del modelo. 

c)         Seguimiento al comportamiento real de las franquicias. El establecimiento de las franquicias le puede proporcionar al franquiciatario algo más que ingresos y posicionamiento de marca, le puede proporcionar datos duros y estadísticos que le permitan mejorar el análisis del negocio, detectar las mejores prácticas, mercados potenciales, así como focos rojos en costos y gastos que se estén realizando por malos manejos de las mismas.

Cuando se cuenta con este tipo de información, se tienen bases importantes que motivan a la actualización del modelo de franquicia para volverlo más real y confiable.

Toda empresa que decida llevar a cabo una actualización de este tipo requerirá de un conocimiento total de su operación y de su entorno, así como también de conocimientos técnicos en finanzas.

Una forma viable de realizar la actualización del modelo financiero, así como de profesionalizar este proceso, es apoyarse en una Consultoría especializada en el ramo que plasme el conocimiento de un experto.