Migrantes mexicanos que radican en Estados Unidos podrán acceder a un financiamiento para la construcción de vivienda en territorio nacional, por un monto promedio de hasta 120 mil pesos y un plazo de 5 años, anunció José Lomelin, presidente de Li Financieras.

Por David Romero y Ariana Cruz Abeyro

En entrevista para En Concreto, José Lomelin señaló que además del financiamiento que Li Financieras dará para la construcción de vivienda en zonas rurales, los migrantes podrán contar con un subsidio de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI).

“El mexicano residente en Estados Unidos funge como deudor solidario para los familiares que radican en México, brindándoles una solución de vivienda, ya que los migrantes cuentan con una mayor capacidad de crédito”, aseguró.

Explicó que para calificar al deudor solidario, se establecieron vínculos con una institución financiera en Estados Unidos, de tal forma que se pueda analizar las características de su empleo, su historial comercial o bancario, y así otorgarles el crédito con base a sus capacidades de pago.

“El monto mínimo de préstamo es de 80 mil pesos, manejamos cifras promedio por 120 mil pesos y en ocasiones hay personas que alcanzan hasta 140 mil pesos basados en una revisión a sus recibos de pago”, mencionó José Lomelin.

Los montos están basados en operaciones que requieren una inversión cercana a los 200 mil pesos, ya que en combinación con el subsidio que les otorga la CONAVI y el capital que invierte el interesado se completan los recursos para la construcción de su vivienda.

“Para otorgar este tipo de financiamientos se establece que el beneficiario debe aportar por lo menos 5% del valor total de su solución habitacional; puede aportar más, pero de momento el establecido es ese” señaló, Roberto Macías, director de la institución Financieras.

La financiera maneja plazos de pago para operaciones vinculadas con migrantes por cinco años; sin embargo,  de acuerdo con la capacidad de pago puede extenderse hasta 10 años, mientras que en procedimientos realizados sin vinculación, el plazo es de tres años.

En cuanto a tasas de interés, Macías mencionó que las han mejorado a lo largo de los últimos años, puesto que se trata de operaciones de financiamiento destinadas al sector no afiliado, por lo que se ubican entre 18% y 20% anual.

“El subsidio para zonas urbanas en promedio alcanza los 70 mil pesos, el resto es financiamiento que se acopla a la capacidad de pago. Asimismo, se puede alcanzar el subsidio completo si el enganche del 5% es suficiente para ello”, señaló el directivo

En casos donde la capacidad de pago representa un crédito menor, el beneficiario alcanzará el monto de subsidio siempre y cuando cubra una cuota complementaria de manera que se ajusten los recursos necesarios para la realización de su proyecto de vivienda.

Posicionamiento de los recursos

Los recursos que otorga esta institución en un principio estaban destinados a mexicanos; sin embargo, ante la creciente demanda de aplazamiento por parte de los usuarios que esperaban remesas, se extiende el programa a Estados Unidos.

“La necesidad de atender este mercado, surge luego de que solicitantes de crédito en México esperaran los envíos de familiares en el extranjero para liquidar el pago del apoyo, sin que estos recursos provenientes de las remesas pudiera ser cuantificado”, explicó José Lomelin.

Las soluciones de vivienda que ofrece Li Financieras están basadas en dos sectores: migrantes radicados en Estados Unidos y nacionales, para los primeros se les apertura un nuevo producto el cual brinda un crédito exclusivamente para la construcción de vivienda en México.

“Actualmente los recursos están destinados para migrantes ubicados en Texas, California e Illinois, en Estados Unidos. Mientras que en México están presentes en Zacatecas, Jalisco, Aguascalientes y Guanajuato. En Querétaro será próximamente” anticipó José Lomelin.