San Pedro Garza García en Nuevo León, es el lugar con los departamentos más caros en dólares. El costo por metro cuadrado alcanzó los 61 mil 685 pesos, con base en datos del portal inmobiliario Propiedades.com.

De acuerdo con el análisis realizado por la plataforma de bienes raíces, en segundo y tercer lugar se ubicaron Zapopan, Jalisco y Benito Juárez, en la Ciudad de México, con un precio medio por metro cuadrado de 56 mil 977 pesos y 53 mil 201 pesos, respectivamente.

En el caso de las casas, los precios más altos se encontraron en Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México, con un costo por metro cuadrado de 48 mil 149 pesos, seguido de Isla Mujeres, Quintana Roo, con 48 mil 029 pesos y Benito Juárez, CDMX con 46 mil 544 pesos.

La práctica inmobiliaria de tasar inmuebles en dólares opera como un mecanismo de cobertura de riesgo y evita la pérdida de riqueza por un débil tipo de cambio, explicó Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.

Eric O’Farrill, socio director de Coldwell Banker Urbana explicó que estas propiedades salen a la venta en todo el mundo y esto permite hacer una mejor comparación, ya que a veces los extranjeros no están familiarizados con el tipo de cambio, que es flotante.

Agregó que solo es un valor de referencia, porque la negociación se puede hacer en pesos y limitar el tipo de cambio del dólar, son transacciones que varían con cada propietario.

Dentro del listado con los departamentos más caros también aparecen Felipe Carrillo Puerto, Cancún, Playa del Carmen y Othón P. Blanco, todas pertenecientes al estado de Quintana Roo. Los precios aquí van de los 48 mil 500 pesos por metro cuadrado en Othon P. Blanco a los 49 mil 862 pesos en Felipe Carrillo Puerto.

Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Magdalena Contreras, Cuajimalpa y Tlalpan, en la Ciudad de México, se encuentran en el ranking con las casas más caras. El metro cuadrado en estos lugares va de los 40 mil 978 pesos de Tlalpan hasta los 46 mil 056 pesos en Álvaro Obregón.

“Las ciudades más activas en la práctica de tasación dolarizada observan un ciclo inmobiliario más abierto y vulnerable hacia el entorno global. Estos nodos incluyen zonas turísticas tradicionales, metrópolis, ciudades fronterizas o nodos emergentes con un perfil orientado a prospectos internacionales”, concluyó.