Aunque el Índice de Morosidad (IMOR) de la cartera de crédito total se ubicó en 2 por ciento durante el 2018, manteniéndose en un nivel aceptable, aún se necesita impulsar el pago en ciertos productos financieros. Esto, tomando en cuenta que el atraso en tarjetas de crédito generó un IMOR promedio de 5.8 por ciento, consideró Juan Pablo Zorrilla, cofundador y CEO de Resuelve.

Lo anterior, dijo, con base en un informe de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el que también destaca que las condiciones de esos créditos no sólo presentan problemas para que sus usuarios liquiden en los términos pactados, también es un producto de gran penetración en nuestro país pues actualmente hay alrededor de 26 millones de tarjetas en circulación.

“Durante mucho tiempo vivimos con la idea de que los mexicanos somos irresponsables financieramente, pero podemos demostrar lo contrario si contamos con las condiciones adecuadas. Por eso, entender el fenómeno del impago y facilitar opciones para que los tarjetahabientes cumplan sus compromisos, es un asunto prioritario para nosotros”.

El titular del grupo especializado en soluciones financieras destacó que las deudas afectan al individuo tanto en el ámbito económico como en el emocional, pues no sólo se modifica la disposición de su dinero, sino que la ansiedad de no poder pagar repercute en la manera de relacionarse con sus allegados.

Añadió que, según información de Resuelve tu Deuda, el mal uso de las tarjetas, la reducción de ingresos y la pérdida de empleo constituyen los principales motivos de impago en nuestro país. Además, tomando en cuenta que el monto promedio de las deudas se ubicó en 135 mil pesos en 2018, una persona tendría que ahorrar 10 veces su salario íntegro para liquidar, sin tomar en cuenta lo acumulado por intereses y multas moratorias.

Bajo este contexto, Juan Pablo Zorrilla enlistó una serie de alternativas para enfrentar las deudas de manera exitosa.

Liquida antes de caer en mora. Si te has mantenido pagando el mínimo pero tus deudas comienzan a acumularse, actúa antes de caer en un impago. En este punto tienes varias opciones como acudir a tu institución para solicitar una reestructura que reduzca las mensualidades aunque amplíe el plazo a liquidar. Igualmente, si tienes muchas cuentas, puedes pedir una consolidación para juntar todas en una sola deuda que ofrezca mejores condiciones de pago.

Si tienes un buen historial pero la tasa de interés que pagas es muy alta, puedes solicitar un crédito personal para liquidar tus tarjetas. Esto, aunque suene algo arriesgado, implica buscar una alternativa que recompense tu comportamiento y confíe en ti. Una alternativa es  La Tasa, plataforma de préstamos entre particulares, que ofrece una tasa de hasta 28.9 por ciento, frente al 38.2 promedio que tienen las opciones tradicionales

Resuelve tu deuda cuando ya has dejado de pagar. En caso de que ya hayas caído en impago, aún tienes opciones. Algunas personas buscan negociar directamente con sus acreedores para intentar reducir el monto de su adeudo y así liquidar. Sin embargo, eso no te garantiza que después puedas acceder a otros productos con dicha institución pues habrás quedado con un mal antecedente.

Otra alternativa es entrar al programa de una reparadora de crédito como Resuelve tu Deuda, pues no sólo generan un plan personalizado en el que podrás ahorrar una cantidad mensual que no afecte tu economía, también contarás con el respaldo de un equipo de profesionales que podrán lograr el mejor descuento posible.

Repara tu historial. Una vez solucionado el tema del impago, se debe generar un plan de recuperación que te permita mejorar tu historial crediticio. Como sabes, después de una mala experiencia con tus acreedores, es difícil que otras instituciones confíen en ti para ofrecerte nuevamente un crédito, así que una opción es solicitar una tarjeta garantizada, como el caso de Check.

Este tipo de plásticos tiene la peculiaridad de que requiere un depósito que sirve como respaldo y línea de crédito, de tal forma que al gastar el dinero ingresado, comenzará a reportar positivamente al Buró.

“En Resuelve nos preocupamos por la situación financiera actual de los mexicanos y reconocemos que aún falta mucho por hacer. La tranquilidad que significa vivir sin deudas es posible y tenemos la firme convicción de que, brindando un plan integral, podemos lograr un cambio real”, concluyó.