Conéctate con nosotros

Columnistas

HACER CAMINO | SALA DE ESPERA

Publicado

en

Cuatro días antes de cumplir 79 años edad, el 27 de diciembre del 2022, Joan Manuel Serrat tiene previsto dar su último concierto en el Palacio de Saint Jordi, en su natal Barcelona, luego de 57 años de transitar por los caminos de las canciones y la poesía.

         Tantos años no son poca cosa. Ese día terminará una época para él y para sus miles de seguidores en España y Latinoamérica, principalmente. Y no es falso ni desproporcionado que será el fin de una época.

         Cuando Serrat comenzó a grabar su música los discos eran de acetato, y más tarde de vinil, en 45 y 33 rpm, siguieron los casetes y más tarde los compact disc hasta llegar a la música obtenida mediante diversas plataformas digitales para poder escucharla en cualquier lugar: todo en menos en menos de 60 años.

         En todos los ámbitos humanos los avances (tecnológicos y científicos, principalmente) y también retrocesos (sociales y políticos, primordialmente) en esos años son impresionantes y le han cambiado al mundo su manera de vivir.

         Es cierto que el grueso del público -antes no se usaba tan comúnmente el concepto “fans”- de Serrat somos mayores de 60 años, pero eso no quiere decir entre muchos de los menores de esa edad tenga verdaderos fanáticos de su canciones. Además, sus amistad con cantautores más jóvenes que él y de éxitos de años más allá de los suyos, como por ejemplo Joaquín Sabina, lo llevaron a  públicos nuevos.

         Fue, es un artista innovador lo que algunos consideraron provocador (su decisión de cantar en catalán en el festival Eurovisión, le provocó uno de los muchos vetos que fue coleccionado, entre ellos los de los dictadores Augusto Pinochet y Jorge Rafael Videla) para obtener éxito. Y sí tuvo éxito muy joven: cuando decidió musicalizar los versos de Antonio Machado, -poeta, un republicado exiliado, víctima de la Guerra Civil Española-,  en plena dictadura de Francisco Franco. “Dedicado a Antonio Machado, poeta” se llamó aquel disco de 1969, su primer gran éxito masivo.

Cantares se volvió himno, en todo el mundo iberoamericano. Se canta y escucha siempre, aunque a veces  quienes lo oyen o lo cantan no sepan ni quién es el autor de la letra, de la música o quién lo interpreta, porque universalmente ya se sabe que el camino se hace al andar, golpe a golpe, verso a verso… 

Es un himno como ImagineUn mundo raroEl rock del relojLet it beA media luz (“Corrientes 348…”),  La chica de IpanemaBésame muchoLamento borincano¿De dónde son los cantantes?We are the champions, Volver, volver y las que se le ocurran a cualquier lector, entre muchas. Icónicas, emblemáticas, les llaman ahora.

Pero, dicen los que saben, Cantares no es la mejor canción de Serrat. En noviembre del 2006,  una encuesta con expertos hecha la célebre revista Rolling Stone colocó a Mediterráneo como la mejor canción del pop rock en español, y antes fue la única canción en español que estuvo entre las mejores cien canciones del pop rock. El catatlán es autor de más de 300 canciones, muchas de ellas grandes éxitos, hits les decían.

Y quien piense que es exagerado decir que con el retiro público de Serrat, que no de la música según ha dicho, termina una época tiene derecho a pensarlo y a decirlo, aunque no tenga razón.

Serrat y sus canciones, como otros en cualquier idioma, transitaron por un mundo lleno de cambios para bien o para mal, que muchos han vivido a tope. Un mundo en que hoy, dice otra de sus canciones,  nadie conoce al vecino, el mundo cayó en manos de unos locos con carnet, el mar esta agonizando y en el que nos salen las cuentas, las reformas nunca se acaban y llegamos siempre tarde, donde nunca pasa nada.

            Pero, sí está muy claro que se hace camino al andar.

              

 1,338 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *