La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la de Distribuidores de Automotores (AMDA) rechazaron la regularización de vehículos “chocolate”, por considerarlos nocivos para el medio ambiente y un símbolo de corrupción.

Guillermo Rosales, director general de la AMDA, señaló que no existe un número determinado de vehículos ilegales, tal como lo han expresado diversa organizaciones civiles, las cuales piden regularización para más de cinco millones de vehículos chatarra.

“Baja California y Durango han implementado un censo para determinar el número de vehículos ilegales; sin embargo, han tenido una respuesta muy baja por parte de los usuarios, puesto que tras realizarse no superan los 50 mil”, aseguró.

Eduardo Solis, presidente de la AMIA, mencionó que recientemente ambos organismos han sido invitados a participar en las mesas de debate que está organizando y atendiendo el Gobierno Federal, por lo que se encuentran a la espera de dicho llamado.

Al respecto, Rosales mencionó que su rechazo a la regularización de unidades chatarra procedentes de Estados Unidos ha sido expuesto en diversas ocasiones ante la Cámara de Senadores, la de Diputados, a gobernadores, el SAT, entre otros.

Asimismo reconoció que dentro del marco regulatorio mexicano existen mecanismos que permitirían facilitar las condiciones para que los autos ilegales puedan acoplarse al régimen de importación definitiva.

“Para lograr la importación definitiva de autos extranjeros se han logrado algunos avances entre los que destaca la posibilidad de no salir de país para llevar a cabo los trámites aduanales correspondientes”, comentó.