El presidente Andrés Manuel López Obrador, consideró que la disminución de la perspectiva de la calificadora S&P para Pemex y CFE, es un castigo para México por la política neoliberal implementada durante los sexenios anteriores.

Durante su conferencia de esta mañana, aseguró que el neoliberalismo aplicado en los últimos años fue una política económica ineficiente y que se caracterizó por el saqueo y la corrupción.

“La política neoliberal que se aplicó en los últimos 36 años, que fue un rotundo fracaso, sobre todo en los últimos años y para ser más preciso el año pasado, que no teníamos nada que ver con el gobierno, pero nos toca pagar los platos rotos”, comentó.

En ese sentido, reprochó a las calificadoras que durante las administraciones pasadas en las que se realizaron saqueos  y existieron actos de corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), permanecieran calladas y otorgaran calificaciones de excelencia.

Pese a ello, López Obrador manifestó el respeto por las decisiones de las calificadoras y se comprometió a trabajar para que no exista y no se toleren actos de corrupción tanto en las paraestatales como en el gobierno.