Banco Santander anunció su intención de comprar hasta el 25% de la filial mexicana que está actualmente en manos de inversores minoritarios mediante un canje de acciones por un importe máximo total de dos mil 560 millones de euros.  Se espera lanzar la oferta en el tercer trimestre de 2019 y liquidarla hacia finales de septiembre. La oferta está sujeta a las autorizaciones de las autoridades relevantes (CNBV, SEC, junta general de accionistas de Banco Santander, etc).

Por Víctor M Ortíz Niño

En un comunicado de prensa se precisa que la valoración se estimó en función de los mil 700 millones de acciones en circulación, mismas que son propiedad de accionistas minoritarios a un precio de 28.40 pesos mexicanos al cierre de ayer, con un tipo de cambio de 21,2826 pesos mexicanos por euro, y una prima del 14% sobre el precio de cierre del 11 de abril de 2019.

“Esta operación cumple con nuestros criterios estratégicos y financieros, tiene un retorno atractivo sobre el capital invertido y permite incrementar a futuro el beneficio neto del grupo y la generación orgánica de capital. Para los accionistas minoritarios de Santander México, es una oportunidad para monetizar sus acciones con una atractiva prima del 14% sobre el precio de cierre de ayer, ganando exposición a un banco global, diversificado y con unos resultados crecientes y más predecibles que los comparables”,.

De acuerdo a los términos de la operación, los accionistas de la filial mexicana recibirán 0.337 acciones nuevas de Banco Santander por cada acción de Santander México, o 1.685 nuevos ADSs de Banco Santander por cada ADS de Santander México, lo que supone una prima del 14% respecto al precio de cierre de ayer.

“Creemos en México, en el potencial de su sector financiero, y de Santander México, que hoy es uno de los bancos líderes en el país”, agregó Botin.

En el comunicado se indica que esta intención responde a la estrategia de Grupo Santander de incrementar su exposición a mercados en crecimiento y refleja la confianza de Banco Santander en México y en su filial mexicana, así como en su potencial de crecimiento de largo plazo.

Agrega que México presenta una oportunidad de crecimiento debido a la baja penetración bancaria que el Grupo desea aprovechar por lo que está dispuesto a incrementar su participación en su filial mexicana, la cual goza de una posición de liderazgo en el mercado mexicano y que esta operación no implica ningún cambio de estrategia ni de negocios para el grupo ni para Santander México.

El detalle de las características del anuncio de intención de adquirir todas las acciones de Banco Santander México, son los siguientes:

La oferta será voluntaria por lo que los accionistas minoritarios de Santander México podrán elegir si participan o no en la operación, la cual no estará sujeta a un nivel mínimo de aceptación.

Banco Santander no tiene intención de deslistar la acción de Santander México de la BMV ni en la Bolsa de Nueva York.

Para aquellos que la acepten, la adquisición se hará mediante canje de acciones de Banco Santander (SAN) a una razón de 0.337 acciones de nueva emisión de Banco Santander por cada acción de Santander México y 1,685 American Depositary Shares (ADS) de Banco Santander por cada ADS de Santander México. Esto implicaría una prima del 14% teniendo en cuenta los precios de cierre de las acciones de Banco Santander y Santander México en el mercado a 11 de abril de 2019, o una prima del 22% sobre el precio medio ponderado por volumen del último mes.

Botín habló de los avances conseguidos por el Grupo en los últimos tres años y destacó que el banco es ahora más rentable, con un RoTE del 11,7%; más eficiente, con la mejor ratio entre los comparables, 47%, y más fuerte, tras superar su objetivo de capital para 2018, con el 11,30% de ratio de capital de máxima calidad frente a 8,27% en 2014.

Agregó que la diferencia con el segundo mayor de Europa por capitalización bursátil es del 30%, 26 puntos porcentuales más que cuando presentamos nuestro plan en septiembre 2015.